Publique en esta revista
Información de la revista
Vol. 89. Núm. 4.Octubre 2018
Páginas 195-262
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 89. Núm. 4.Octubre 2018
Páginas 195-262
CARTA CIENTÍFICAS
DOI: 10.1016/j.anpedi.2017.12.005
Open Access
Balanopostitis por Actinotignum en niños. Revisión bibliográfica y presentación de un caso
Actinotignum induced balanopostitis in children. A literature review and a case report
Visitas
1436
Carlos Ruiz-Garcíaa, Antonio Muñoz-Hoyosa,b, Ana Lara-Oyac, José María Navarro-Maríc, José Gutiérrez-Fernándezc,d,
Autor para correspondencia
josegf@go.ugr.es

Autor para correspondencia.
a Unidad de Gestión Clínica de Pediatría y Neonatología, Hospital Universitario Clínico San Cecilio, Instituto de Investigación Biosanitaria de Granada, Granada, España
b Departamento de Pediatría, Facultad de Medicina, Universidad de Granada, Instituto de Investigación Biosanitaria de Granada, Granada, España
c Laboratorio de Microbiología, Hospital Virgen de las Nieves, Instituto de Investigación Biosanitaria de Granada, Granada, España
d Departamento de Microbiología, Facultad de Medicina, Universidad de Granada, Instituto de Investigación Biosanitaria de Granada, Granada, España
Este artículo ha recibido
1436
Visitas

Under a Creative Commons license
Información del artículo
Texto Completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (1)
Tablas (1)
Tabla 1. Infecciones por Actinotignum schaalii en pacientes pediátricos
Sr. Editor:
Texto Completo

El microorganismo Actinotignum schaalii (A. schaalii) (antes denominado Actinobaculum schaalii) es un bacilo grampositivo, anaerobio facultativo, descrito por primera vez en 1997. El género Actinotignum contiene otras 2especies: Actinotignum urinale y Actinotignum sanguinis. A. schaalii es la especie más frecuentemente relacionada con infecciones humanas1, sobre todo del tracto urinario (ITU), con 172 casos descritos hasta octubre del 2016, 6 de ellos en pacientes pediátricos (de 0 a 15 años). Aunque la mayoría de los casos publicados hasta la fecha de infecciones causadas por A. schaalii son en pacientes adultos, parece haber en la población pediátrica otro grupo susceptible. Presentamos el primer aislamiento de A. schaalii en un paciente pediátrico con balanopostitis, atendido en el Servicio de Urgencias Externas Pediátricas del Hospital Universitario San Cecilio de Granada.

Varón de 7 años de edad que acudió a urgencias por inflamación peneana apreciable desde el mismo día. No presentó en ese momento sintomatología miccional ni otras manifestaciones sistémicas. Como antecedentes personales destacables, el paciente había pasado el fin de semana en la playa. Además, tenía fimosis y adherencias balanoprepuciales tratadas con corticoide tópico a los 5 años de edad. Estaba correctamente vacunado y sin otros antecedentes personales o familiares de interés. En la exploración física se apreció una inflamación y eritema a nivel de glande, prepucio y cuerpo del pene, con dolor a la retracción prepucial y aparición a la manipulación de abundante exudado purulento amarillento-verdoso, siendo el resto de la exploración compatible con la normalidad. Se recogió una muestra de exudado para análisis microbiológico y se realizó lavado con suero salino fisiológico, con posterior aplicación de crema de bacitracina, neomicina y polimixina B. El paciente fue dado de alta con el diagnóstico de balanitis y tratamiento de lavados con suero salino fisiológico y mupirocina en crema. A los 3 días acudió a su centro de salud para revisión, objetivándose una franca mejoría clínica, indicándose continuar con el mismo tratamiento hasta cumplir 7 días. El estudio microbiológico del exudado balanoprepucial mostró negatividad de la PCR para Chlamydia trachomatis, Neisseria gonorrhoeae, Mycoplasma spp. y Ureaplasma spp. En el cultivo crecieron en el medio de agar sangre/CO2, a las 48h de incubación, unas colonias muy pequeñas (< 1mm) (fig. 1) que correspondían con un bacilo grampositivo, ligeramente curvado, con rasgos de las corinebacterias, de crecimiento lento, no hemolíticas, y citocromo-oxidasa y catalasa negativa. Se identificó mediante la espectrometría de masas MALDI-TOF como A. schaalii (escore 2,4). El antibiograma mostró las siguientes concentraciones mínimas inhibitorias (mg/l): sensible a vancomicina (0,25), ampicilina (0,016), amoxicilina/ácido clavulánico (0,016) y cefotaxima (0,016), y resistente a clindamicina (> 256).

Figura 1.
(0,1MB).

Imagen de colonias de Actinotignum schaalii en medios de cultivo. Crecimiento en agar sangre tras 48 h de incubación en condiciones anaerobia (izquierda) y aerobia (derecha).

A. schaalii es una bacteria cuyo hábitat natural no es del todo conocido, aunque puede formar parte de la microbiota del tracto genitourinario1. Se sospecha que es causa infradiagnosticada de infecciones genitourinarias, en parte por la dificultad técnica de su aislamiento, al crecer escasamente en cultivos en medio ambiente y precisar en ocasiones técnicas de estudio moleculares2. Generalmente, se asocia esta bacteria a ITU, en adultos de edad avanzada, con enfermedad nefrourinaria de base, habiéndose descrito también endocarditis, osteomielitis e infecciones de tejidos blandos1. Se ha relacionado la humedad producida en la zona genital por el uso de pañales en niños y por problemas de incontinencia en personas mayores como factores favorecedores de la colonización por esta bacteria, con una mayor prevalencia de ITU3.

Hasta la fecha, se han descrito 7 infecciones por esta bacteria en pacientes pediátricos (tabla 1)3-6, siendo 5de ellas ITU, un absceso intradural y el último el caso que mostramos. Cinco de los casos tenían antecedente de enfermedad urogenital y 4 de los casos presentaban factores predisponentes como uso de pañal, enuresis o, en nuestro caso, humedad por uso continuado de traje de baño. A. schaalii debe ser considerado como un uropatógeno emergente a tener en cuenta en pediatría, especialmente e niños menores de 4 años con enfermedad nefrourinaria, que usen pañal, tengan enuresis u otras condiciones que provoquen humedad en zona genital, y concretamente ante sospecha de infección de orina y negatividad de cultivos habituales3,4. Debe tenerse en cuenta también este microorganismo como posible causante de infecciones balanoprepuciales. Conviene recordar que esta bacteria es habitualmente resistente a fluoroquinolonas y cotrimoxazol, siendo este último utilizado para tratamiento y profilaxis de ITU en pediatría. Actualmente, se recomienda para el tratamiento de las infecciones producidas por A. schaalii, o su sospecha, amoxicilina o cefalosporinas6. Con respecto a las infecciones balanoprepuciales, podría ser suficiente el tratamiento tópico con mupirocina, aunque son necesarios más estudios para determinar el pronóstico, las complicaciones y el tratamiento adecuado.

Tabla 1.

Infecciones por Actinotignum schaalii en pacientes pediátricos

N.° caso  Edad  Sexo  Presentación clínica  Muestra  Microbiota concomitante  Patología urogenital  Otras condiciones predisponentes  Tratamiento  Bibliografía 
5 años  Varón  Pielonefritis  Orina  No  Obstrucción de la unión pieloureteral  Hemiplejía izquierda congénita, epilepsia  Amoxicilina-clavulánico (2 días) seguido de vancomicina (14 días)  Pajkrt et al.5, 2003 
9 meses  Mujer  Síndrome cauda equina  Exudado absceso intradural  Estreptococo no hemolítico  No  Siringomielia, uso de pañal  Drenaje quirúrgico, penicilina, metronidazol  Reinhard et al.6, 2005 
3 años  Mujer  Cistitis  Orina  Klebsiella pneumoniae  No  ITU recurrente, uso de pañal  Cotrimoxazol(7 días) seguido de amoxicilina (10 días)  Andersen et al.3, 2012 
13 años  Varón  Cistitis. Reinfección al año  Orina  No  Vejiga neurógena  Enuresis  Pivampicilina (20 días) seguido de mecilinam (10 días) seguido de pivampicilina (14 días)   
8 meses  Varón  Cistitis  Orina  No  Vejiga neurógena  Mielomeningocele, uso de pañal  Cotrimoxazol (7 días) seguido de amoxicilina (14 días)  Zimmermann et al.4, 2012 
15 años  Varón  Cistitis  Orina  No  Vejiga neurógena, reflujo vesicoureteral, divertículo vesical  Mielomeningocele, paraplejía  Amoxicilina-clavulánico (7 días)  a 
7 años  Varón  Balanopostitis  Exudado balanoprepucial  No  Fimosis, adherencias balanoprepuciales  Humedad, traje de baño  Mupirocina tópica (7 días)  Nuestro caso 
a

Comunicación personal del Dr. Reto Lienhard, microbiólogo en el Laboratoire de référence Borrelia (ADMED Microbiologie) en La-Chaux-de-Fonds, Francia.

Tabla modificada de Zimmermann et al.4.

Bibliografía
[1]
R. Lotte, L. Lotte, R. Ruimy
Actinotignum schaalii (formerly Actinobaculum schaalii): a newly recognized pathogen – A review of the literature
Clin Microbiol Infect., 22 (2016), pp. 28-36 http://dx.doi.org/10.1016/j.cmi.2015.10.038
[2]
A. Lara-Oya, J.M. Navarro-Marí, J. Gutiérrez-Fernández
Actinotignum schaalii (previamente denominado Actinobaculum schaalii): una nueva causa de balanitis
Med Clin (Barc)., 147 (2016), pp. 131-132 http://dx.doi.org/10.1016/j.medcli.2016.03.009
[3]
L.B. Andersen, S. Bank, B. Hertz, K.M. Søby, J. Prag
Actinobaculum schaalii, a cause of urinary tract infections in children?
Acta Paediatr Oslo Nor, 101 (2012), pp. e232-e234
[4]
P. Zimmermann, L. Berlinger, B. Liniger, S. Grunt, P. Agyeman, N. Ritz
Actinobaculum schaalii: an emerging pediatric pathogen?
BMC Infect Dis., 12 (2012), pp. 201 http://dx.doi.org/10.1186/1471-2334-12-201
[5]
D. Pajkrt, A.M. Simmons-Smit, P.H. Savelkoul, J. van den Hoek, W.W. Hack, A.M. van Furth
Pyelonephritis caused by Actinobaculum schaalii in a child with pyeloureteral junction obstruction
Eur J Clin Microbiol Infect Dis., 53 (2003), pp. 679-682
[6]
M. Reinhard, J. Prag, M. Kemp, K. Andresen, B. Klemmensen, N. Højlyng
Ten cases of Actinobaculum schaalii infection: Clinical relevance, bacterial identification, and antibiotic susceptibility
J Clin Microbiol., 43 (2005), pp. 5305-5308 http://dx.doi.org/10.1128/JCM.43.10.5305-5308.2005
Copyright © 2017. Asociación Española de Pediatría
Idiomas
Anales de Pediatría

Suscríbase al Newsletter

Opciones de artículo
Herramientas
es en
Política de cookies Cookies policy
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here.
es en

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?