Publique en esta revista
Información de la revista
Vol. 87. Núm. 5.Noviembre 2017
Páginas 243-298
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 87. Núm. 5.Noviembre 2017
Páginas 243-298
Imágenes en pediatría
DOI: 10.1016/j.anpedi.2017.03.012
Necrosis avascular del cóndilo humeral: caso clínico-radiológico
Avascular necrosis of the capitellum humeri: A report of clinical-radiological case
Visitas
1271
Blanca Arenas Garcíaa,
Autor para correspondencia
blancarenasg@yahoo.es

Autor para correspondencia.
, María Pilar Arenas Garcíab, Javier Sánchez Hernándezc, Mario Folgueral Péreza
a Servicio de Radiodiagnóstico, Hospital Comarcal Santos Reyes, Aranda de Duero, Burgos, España
b Pediatría, Centro de Salud Eras del Bosque, Palencia, España
c Servicio de Radiodiagnóstico, Hospital Rey Juan Carlos, Móstoles, Madrid, España
Este artículo ha recibido
1271
Visitas
Información del artículo
Texto Completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Texto Completo

Se presenta el caso de un niño de 9años que acude a su pediatra por dolor e hinchazón en la vertiente lateral del codo derecho. No refiere claro antecedente traumático pero indica la práctica habitual de balonmano. La exploración física objetivó edema articular y limitación a la flexo-extensión. La analítica fue normal. La radiografía del codo derecho evidenció aplanamiento y fragmentación del cóndilo lateral del húmero (fig. 1). La tomografía computarizada mostró un cóndilo de contorno irregular, achatado y de densidad heterogénea alternando focos esclerosos y radiolúcidos e identificándose una lengüeta aérea subcortical (fig. 2). Con el diagnóstico de necrosis avascular del capitellum humeral (NACH) el paciente fue remitido al traumatólogo, quien decidió actitud expectante limitando la actividad deportiva sin inmovilizar la articulación. A los 3meses había desaparecido el dolor y el edema articular, y 2meses después remitió la limitación funcional.

Figura 1.
(0,25MB).

Radiografía AP del codo derecho. Se observa el cóndilo humeral lateral de contorno irregular y de densidad heterogénea (flechas negras).

Figura 2.
(0,09MB).

Tomografía computarizada, reconstrucción coronal oblicua. Se evidencia el aplanamiento del cóndilo humeral lateral y se detecta una lengüeta aérea subcortical indicativa de necrosis.

La NACH o enfermedad de Panner fue descrita por primera vez en 1927 como una entidad similar a la de Calvé-Perthes de la cadera1. Ocurre típicamente en la extremidad dominante de niños menores de 10años. En su etiología multifactorial parecen intervenir microtraumas repetidos y factores hormonales que condicionan un fallo local de la circulación intraósea2. Esto conduce a la degeneración y necrosis del centro de osificación de la epífisis condílea seguida de fenómenos reparativos. La radiología confirma el diagnóstico. Como el codo no es una articulación de carga, el cóndilo humeral suele repararse bien, sin secuelas clínicas, y generalmente no requiere tratamiento activo, bastando la limitación de la actividad deportiva y el tratamiento sintomático del dolor3.

Bibliografía
[1]
H.J. Panner
An affection of the humeral capitellum resembling Calvé-Perthes's disease of the hip
Acta Radiology, 8 (1927), pp. 617-618
[2]
K. Kobayashi,K.J. Burton,C. Rodner,B. Smith,A.E. Caputo
Lateral compression injuries in the pediatric elbow: Panner's disease and osteochondritis dissecans of the capitellum
J Am Acad Orthop Surg., 12 (2004), pp. 246-254
[3]
L. Pino,M.F. Mínguez,J. Gascó,F. Gomar
Enfermedad de Panner y osteocondritis disecante del capitellum: diagnóstico diferencial y abordaje terapeútico
Rev Esp Cir Osteoartic., 46 (2009), pp. 115-123
Copyright © 2017. Asociación Española de Pediatría
Idiomas
Anales de Pediatría

Suscríbase al Newsletter

Opciones de artículo
Herramientas
Política de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?