Compartir
Publique en esta revista
Información de la revista
Vol. 86. Núm. 1.Enero 2017Páginas 1-58
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 86. Núm. 1.Enero 2017Páginas 1-58
Imágenes en pediatría
DOI: 10.1016/j.anpedi.2015.11.008
Tricobezoar gigante sin clínica obstructiva
Giant trichobezoar with no clinical signs of obstruction
Visitas
1234
S. Ruiz Gonzáleza,
Autor para correspondencia
sararuizgonzalez@gmail.com

Autor para correspondencia.
, P. Ros Péreza, M.L. Cilleruelo Pascuala, J. Murcia Zoritab
a Servicio de Pediatría, Hospital Universitario Puerta de Hierro-Majadahonda, Majadahonda, Madrid, España
b Servicio de Cirugía Pediátrica, Hospital Universitario La Paz, Madrid, España
Este artículo ha recibido
1234
Visitas
Información del artículo
Texto Completo

Niña de 9 años que consulta por dolor abdominal intermitente de un mes de evolución y diarrea las últimas 48h. No asocia fiebre, vómitos, pérdida de peso ni disminución del apetito. En la exploración se objetiva un estado nutricional normal, un pelo ralo y corto (fig. 1), y se palpa una masa epigástrica de 5×10cm, dura, no dolorosa ni móvil y sin signos de peritonismo. Con la sospecha de tricobezoar se realiza una anamnesis dirigida, y la paciente reconoce tricotilomanía y tricofagia1,2 de 18 meses de evolución, en relación con problemas familiares y cambio de colegio, habiendo precisado en varias ocasiones cortes de pelo para igualar asimetrías. El hemograma, la bioquímica y la proteína C reactiva fueron normales. La ecografía y la radiografía de abdomen apoyaron el diagnóstico de sospecha, evidenciando un material denso que ocupaba la mayor parte de la luz gástrica (fig. 2). Dado el tamaño de la masa se desestimó el tratamiento conservador1. Se realizó laparotomía media y gastrostomía, extrayéndose un gran tricobezoar que ocupaba casi totalmente la cavidad gástrica (fig. 3), sin afectación del píloro3. Ha presentado buena evolución, actualmente en seguimiento por psiquiatría.

Figura 1.
(0,09MB).

Puede apreciarse la disminución en cantidad y en longitud del pelo de la paciente.

Figura 2.
(0,06MB).

Radiografía abdominal anteroposterior en la que puede objetivarse una masa que ocupa casi la totalidad de la luz gástrica.

Figura 3.
(0,11MB).

A) Obsérvese la pieza quirúrgica ocupando casi la totalidad de la cámara gástrica. B) Tricobezoar de 18×12cm.

Bibliografía
[1]
S.E. Park,J.Y. Ahn,H.Y. Jung,S. Na,S.J. Park,H. Lim
Clinical outcomes associated with treatment modalities for gastrointestinal bezoars
Gut Liver, 8 (2014), pp. 400-407 http://dx.doi.org/10.5009/gnl.2014.8.4.400
[2]
M.C. Sousa,N. Alves,V. Herédia
Gastric trichobezoar in a pediatric patient
Acta Med Port, 27 (2014), pp. 665
[3]
M. Gaillard,H. Tranchart
Images in clinical medicine. Trichobezoar
N Engl J Med., 372 (2015), pp. e8 http://dx.doi.org/10.1056/NEJMicm1403124
Copyright © 2015. Asociación Española de Pediatría
Idiomas
Anales de Pediatría

Suscríbase al Newsletter

Opciones de artículo
Herramientas
Política de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?