Anales de Pediatría Anales de Pediatría
An Pediatr (Barc) 2014;81:397.e1-8 - Vol. 81 Núm.6 DOI: 10.1016/j.anpedi.2014.06.020
ASOCIACIÓN ESPAÑOLA DE PEDIATRÍA
Grupo de Nutrición y Metabolismo Neonatal, Sociedad Española de Neonatología: recomendaciones y evidencias para la suplementación dietética con probióticos en recién nacidos de muy bajo peso al nacer
Nutrition and Metabolism Group of the Spanish Neonatology Society: Recommendations and evidence for dietary supplementation with probiotics in very low birth weight infants
E. Narbona Lópeza, J. Uberos Fernándeza,, , , M.I. Armadá Marescab, M.L. Couce Picoc, G. Rodríguez Martínezd, M. Saenz de Pipaone
a Servicio de Pediatría, Hospital Clínico San Cecilio, Granada, España
b Hospital Clínico de Madrid, Madrid, España
c Complejo Hospitalario Universitario de Santiago, Santiago, España
d Hospital Clínico Universitario de Zaragoza, Zaragoza, España
e Hospital La Paz, Madrid, España
Recibido 30 abril 2014, Aceptado 27 junio 2014
Resumen

Las guías de práctica clínica son una importante herramienta para la mejora de la atención sanitaria. En los últimos años, se han ido acumulando evidencias sobre el impacto de la suplementación nutricional con probióticos en el recién nacido de muy bajo peso, sin que exista uniformidad en los microorganismos y las cepas utilizadas. Desde la Sociedad Española de Neonatología, a través de su Grupo de Nutrición y Metabolismo de SENeo, se ha acometido la elaboración de unas recomendaciones que sean útiles para orientar al neonatólogo en este campo.

Abstract

Clinical practice guidelines are an important tool for improving healthcare. In recent years there has been accumulating evidence on the impact of nutritional supplementation with probiotics in the very low birth weight infants. With no uniformity in microorganisms and strains used. The Spanish Neonatology Society (SENeo), through its Nutrition and Metabolism Group has undertaken to develop recommendations that will be useful as a guide for the neonatologist in this field.

Palabras clave
Probióticos, Recién nacidos de muy bajo peso al nacer, Recién nacidos prematuros, Morbilidad, Enterocolitis necrótica
Keywords
Probiotics, Very low birth weight infants, Preterm infants, Morbidity, Necrotizing enterocholitis
Antecedentes

La primera definición de probiótico se debe a Lilly y Stillwell1, quienes en 1965 utilizaron el término «probiótico» para describir cualquier organismo que contribuyese a mantener el equilibrio microbiano intestinal. Posteriormente, se definieron sus características: un organismo probiótico es aquel que reúne una serie de características como ser habitante normal del intestino humano, no ser patógeno ni toxigénico, sobrevivir al medio ácido del estómago y al efecto de la bilis en el duodeno, con capacidad de adhesión a células epiteliales, adaptarse a la microbiota intestinal sin desplazar la microbiota nativa ya existente, producir sustancias antimicrobianas y tener capacidad para aumentar de modo positivo las funciones inmunes y las actividades metabólicas2. De un modo esquemático, la Organización Mundial de la Salud define a los probióticos como, «microorganismos vivos que cuando se administran en cantidades adecuadas confieren un beneficio a la salud del huésped».

Se ha estimado que la población en general alberga de 300 a 400 especies bacterianas en su intestino, de las que solo 30-40 especies son comunes para el 99% de la población. La microflora intestinal puede ser responsable de la conversión de ciertos componentes no tóxicos de la dieta en toxinas activas. Algunas enzimas, como β-glucoronidasa nitrato reductasa, azoreductasa, nitroreductasa, aminoácido decarboxilasa, aminoácido deaminasa, sulfamatasa y 7-α-hidroxilasa, producidas por algunas cepas bacterianas pueden dar productos finales tóxicos3, de ahí la importancia de seleccionar las cepas bacterianas.

En condiciones normales, tras el parto, la flora de la madre se establece de forma predominante sobre la flora ambiental. La flora normal adquirida durante el parto probablemente sea necesaria para el desarrollo de la inmunidad sistémica y mucosa del recién nacido. Las bacterias con un metabolismo oxidativo como enterobacterias, estreptococos y estafilococos son las primeras en proliferar en el tracto intestinal. Los anaerobios estrictos, al poseer un potencial óxido reductor negativo, no pueden competir durante la fase inicial de la colonización intestinal. Por tanto, las bacterias facultativas y aeróbicas alcanzan proporciones de hasta 1010 y 1011 por gramo de heces4,5.

En situaciones especiales, como los recién nacidos ingresados en Unidades de Cuidados Intensivos, puede haber bajos niveles de colonización por bifidobacterias; en estos recién nacidos su microflora intestinal puede verse modificada por el empleo de antibióticos, que originan supresión de la flora anaeróbica y aumento de Klebsiela, Enterobacter, Citrobacter y Pseudomonas6.

La estabilidad del ecosistema del intestino del recién nacido depende de la cooperación interbacteriana y la disponibilidad de una fuente de nutrientes constante en composición y cantidad. Los miembros bacterianos de la microflora autóctona existente pueden ser modulados por la diferente composición de los nutrientes ingeridos. La administración de antibióticos a los recién nacidos trastorna el equilibrio de la flora intestinal y puede predisponer a episodios de enfermedades infecciosas. En estos casos, las evidencias disponibles7,8, demuestran que la administración de probióticos puede reestablecer el equilibrio de la flora intestinal.

Las bifidobacterias mantienen las siguientes funciones: inhiben el potencial de crecimiento de los patógenos, reducen el amonio en sangre, contribuyen al descenso del colesterol, actúan como inmunomoduladores, producen vitaminas del grupo B y ácido fólico, y restauran la flora durante el empleo de antibióticos. La diferencia en la flora intestinal de niños nigerianos, con predominio de bifidobacterias, con los de Londres con predominio de enterobacterias y bacteroides ha sido comunicada por Simhon9, estos autores han demostrado la existencia de diferencias geográficas en cuanto a la flora que pueden depender de la carga bacteriana ambiental en el momento del nacimiento, de la dieta y de la posible contaminación de la misma.

Podemos decir que los humanos tenemos nuestras propias cepas bacterianas y que existe una gran variabilidad de una persona a otra y que la estabilidad del ecosistema bacteriano intestinal se afecta por factores locales, como la motilidad intestinal, las secreciones luminales, el aporte dietético, la inoculación de bacterias exógenas y la renovación del epitelio intestinal10.

La suplementación con probióticos es una alternativa muy prometedora para tratar de simular a la leche materna y conseguir los efectos beneficiosos que de ello se derivan. En este sentido, deben existir evidencias científicas del efecto beneficioso específico en estudios clínicos correctamente diseñados. La clave reside en una correcta selección de la cepa, la dosis y la vía de administración para cada diana terapéutica.

La leche materna como un simbiótico natural

La leche materna constituye la primera opción de alimentación en los recién nacidos y lactantes, incluidos los prematuros. Es un alimento completo desde el punto de vista nutritivo e inmunológico, y también microbiológico, al ser una fuente de bacterias comensales o probióticas para el intestino infantil.

Las bacterias de la leche materna se encuentran entre las primeras que colonizan el intestino del neonato, impidiendo el asentamiento y la proliferación de bacterias patógenas y, por lo tanto, disminuyendo el riesgo de presentar enfermedades infecciosas. Además, las bacterias de la leche materna podrían desempeñar un papel protector frente a procesos alérgicos y también podrían explicar, al menos parcialmente, la abundancia de ciertas sustancias biológicamente activas en dicho fluido, ya que algunas de ellas tienen un gran potencial para sintetizar oligosacáridos, antioxidantes (glutatión), poliaminas, diversas vitaminas, etc.

El intestino de los niños de muy bajo peso se coloniza lentamente y con pocas especies bacterianas. La lactancia materna y la disminución de la exposición a los antibióticos son medidas críticas para lograr la diversidad y el aumento de la flora fecal11. El género Lactobacillus es una población dominante o subdominante en el intestino delgado, mientras que el género Bifidobacterium lo es en el colon. En la mucosa intestinal, las defensas cuentan con 2 componentes principales, uno de ellos es la respuesta inmunitaria del huésped, y el otro la función de barrera de la flora intestinal.

Probióticos, características microbiológicas

Un producto probiótico debe reunir las siguientes características:

  • Debe ser preferentemente de origen humano, generalmente aisladas de cepas presentes en el tracto gastrointestinal de humanos en buena salud.

  • Las cepas utilizadas en los probióticos deben haber demostrado ausencia de patogenicidad, especialmente en personas inmunocomprometidas.

  • No ser sensibles a las enzimas proteolíticas intestinales y deben poder sobrevivir tras su tránsito gástrico. Deben ser estables frente a ácidos y bilis, y no deben conjugarse con las sales biliares.

  • Tener capacidad para adherirse a las superficies epiteliales del intestino humano.

  • Sobrevivir en el ecosistema intestinal.

  • Ser capaces de producir componentes antimicrobianos.

  • Permanecer vivas y estables durante su uso.

  • Ser capaces de un crecimiento rápido en las condiciones del intestino.

  • Ser inmunoestimuladoras pero sin efectos proinflamatorios.

El pH tiene un efecto fundamental en la actividad de la flora intestinal; todas las enzimas tienen un pH óptimo de actividad, de hecho, distintas bacterias producen distintos niveles de actividad enzimática y un cambio en la composición de la flora cambia también la actividad enzimática intestinal. La existencia de pH intestinales muy bajos favorece el crecimiento de las bacterias ácido tolerantes y es mal tolerado por otros microorganismos. Los probióticos favorecen el descenso del pH a través de los ácidos grasos de cadena corta producidos. Las cepas adhesivas de lactobacilos condicionan una barrera mucosa efectiva que podría proteger frente a la infección por algunos virus12 y en modelos experimentales estas cepas compiten con diversos patógenos por su adhesión al epitelio13. Se ha comprobado que in vitro los probióticos actúan sobre las células epiteliales intestinales favoreciendo la expresión de ARNm para 2 mucinas, la MUC2 y MUC3, que son glucoproteínas con acción protectora frente a infecciones intestinales no productoras de mucinasas14.

Son varios los microorganismos reconocidos como probióticos. Los principales probióticos, en cuanto a género y especie, utilizados en estudios clínicos en prematuros son:

  • Lactobacillus: L. acidophilus, L. reuteri, L. casei, L. rhamnosus, L. sporogenes.

  • Bifidibacterium: B. bifidum, B. breve, B. lactis, B. longum y B. infantis.

  • Cocos grampositivos: Streptococcus thermophilus (S. thermophilus).

  • Otros microorganismos: Saccharomyces boulardii.

No todos tienen los mismos efectos y mecanismos de acción. L. plantarum y L. rhamnosus GG inhiben la adherencia de Escherichia coli (E. coli) enteropatógena, eliminando patógenos de las células epiteliales del intestino por aumento de la mucina intestinal MUC 2 y MUC 32. L. acidophilus LB inhibe la adhesión de Salmonella typhimurium SL1344 en cultivo de células humanas (Caco-2/TC-7) induciendo la producción de citocina 8 (IL-8)2. También se ha encontrado que B. breve y B. infantis, dependiendo de la dosis, inhiben la invasión de cepas de E. coli enteropatógena, Yersinia pseudotuberculosis y S. typhimurium2. L. acidophilus LB, L. rhamnosus GG parecen más efectivos frente a la candidiasis, encontrándose que no la previenen completamente pero reducen la incidencia y severidad de la colonización7,15.

Los cambios que se puedan producir en la composición de la microflora tras la utilización de un probiótico van a depender del número crítico de microorganismos del probiótico, así para el L. casei GG la mínima dosis requerida para la colonización es de 1,2×1010UFC16.

METODOLOGÍA

La búsqueda de la literatura se realizó a través de sitios específicos para guías de práctica clínica (TRIP database), la base de datos de la biblioteca Cochrane y PubMed; así como bases de datos de literatura gris. Se trabajó con los documentos completos. La tabla 1 muestra los niveles de evidencia y los grados de recomendación. Se recopilaron artículos referentes a: «Probióticos en el recién nacido de muy bajo peso al nacer». En primer lugar, se dio prioridad a los ensayos clínicos controlados aleatorizados, de no contar con ellos, a los estudios de cohorte, y luego a al resto de las publicaciones. Se realizaron aportaciones del panel cuando los documentos seleccionados se consideraron relevantes. Los artículos se agruparon para su revisión según las siguientes categorías: probióticos y morbilidad, probióticos y seguridad.

Tabla 1.

Nivel de evidencia

1+Metaanálisis de alta calidad, revisiones sistemáticas de ensayos clínicos controlados y aleatorizados 
1+  Metaanálisis bien realizados, ensayos clínicos aleatorizados y controlados con bajo riesgo de sesgo 
1-  Metaanálisis y revisiones sistemáticas, ensayos clínicos aleatorizados y controlados con alto riesgo de sesgo 
2+Revisiones sistemáticas de alta calidad de estudios de cohorte y caso controlEstudios de cohorte y caso control con muy bajo riesgo de sesgo y alta probabilidad de que la asociación sea causal 
2+  Estudios de cohorte y caso control con bajo riesgo de sesgo y moderada probabilidad de que la asociación sea causal. 
2-  Estudios de cohorte y caso control con alto riesgo de sesgo 
Estudios analíticos. Series de casos 
Opinión de expertos 
Criterios de inclusión

  • Documentos escritos en idioma inglés o español.

  • Publicados en los últimos 10 años.

  • Enfocados a diagnóstico o tratamiento.

Criterios de exclusión

  • Documentos escritos en idiomas distintos a inglés o español.

Estrategia de búsqueda

Se utilizó el siguiente algoritmo de búsqueda: «Infant, Premature» [Mesh] AND («Infant, Very Low Birth Weight» [Mesh] OR «Infant, Premature/classification» [Mesh] OR «Infant, Premature/growth and development» [Mesh] OR «Infant, Premature/mortality» [Mesh] OR «Infant, Premature/nursing» [Mesh] OR «Infant, Premature/prevention and control» [Mesh] OR «Infant, Premature/therapy» [Mesh]) AND «Humans» [Mesh] AND 2003 [PDAT]: 2013 [PDAT] AND (English [lang] OR Spanish [lang]) AND (Clinical Trial [ptyp] OR Meta-Analysis [ptyp] OR Practice Guideline [ptyp] OR Randomized Controlled Trial [ptyp] OR Review [ptyp]) AND «Infant» [Mesh] AND «Probiotics» [Mesh].

Se recuperaron 23 artículos, de los que 11 resultaron ser ensayos clínicos y 5 metaanálisis y revisiones sistemáticas.

Efectos de los probióticos en recién nacido de muy bajo pesoValoración riesgo-beneficio

Al tratarse de microorganismos vivos, el riesgo cero no existe. En cualquier caso, la cuestión del índice riesgo-beneficio debe ser claramente establecida. Información relativa a la eficacia, posibles efectos colaterales y la seguridad del probiótico deben estar disponibles antes de su utilización rutinaria en recién nacidos.

La seguridad de los probióticos es una cuestión muy importante. El empleo de lactobacilos y bifidobacterias no ocasiona preocupación, dado que normalmente estos gérmenes residen en el tracto gastrointestinal de la población sana. En 2004, la ESPGHAN recomendó la utilización de los productos probióticos en la suplementación dietética de los niños, pero hasta hace algunos años existían dudas sobre la seguridad de este tipo de suplementos nutricionales en recién nacidos de muy bajo peso, ello a pesar de que en los estudios experimentales se mostraban eficaces tanto en la reducción de la mortalidad, como de la incidencia de enterocolitis necrótica17,18. Las evidencias disponibles en los últimos años indican que estos productos pueden considerarse seguros en este grupo de población7,19.

Partty et al.20 evaluaron el impacto de la administración de Lactobacillus rhamnosus GG vs. placebo en 94 recién nacidos de 32 a 36 semanas de edad gestacional sobre el crecimiento, las crisis de llanto y la programación microbiológica. Los autores concluyen que la suplementación con probióticos en recién nacidos de muy bajo peso puede mejorar los síntomas relacionados con crisis de llanto y la sensación de bienestar del recién nacido.

Manzoni et al.21, en un estudio de cohortes en 743 recién nacidos de muy bajo peso, observan que L. rhamnosus GG a una dosis diaria de 3×109UFC en las primeras 4-6 semanas de vida es seguro y bien tolerado.

Rouge et al.22 realizan un ensayo clínico en 94 recién nacidos de muy bajo peso, recibiendo un suplemento diario de B. longum BB536 y L. rhamnosus GG (BB536-LGG) o ningún suplemento; los autores observan un aumento de la tolerancia intestinal entre los recién nacidos de más 1.000g, no observando efectos significativos en los recién nacidos de extremado bajo peso. La adición de Bifidobacterium como suplemento en la alimentación del recién nacido tiene efectos significativos en la disminución de la permeabilidad intestinal23.

El grupo de recién nacidos con menos de 1.000g serían los más beneficiados con la suplementación con probióticos. Estos recién nacidos son los que poseen mayor riesgo de desarrollar enterocolitis y poseen además un sistema inmunológico más inmaduro. Aunque los datos en su conjunto son aún insuficientes, los ensayos clínicos y metaanálisis realizados van aportando suficientes evidencias sobre su utilidad y seguridad24,25.

Solo de forma aislada se han documentado episodios de sepsis o bacteriemia relacionadas con las cepas de probióticos administrados; en la tabla 2 se recogen los casos comunicados hasta el presente. Un riesgo potencial, al que se han referido algunos autores, está el derivado del intercambio de material genético entre diferentes especies bacterianas. La introducción de especies bacterianas vivas en un entorno en constante reposición puede llevar a que sean el soporte durante toda la vida para ese organismo, teniendo en cuenta además el papel primordial que tales bacterias pueden influir en la expresión genética del huésped30.

Tabla 2.

Bacteriemias/sepsis comunicadas por cepas relacionadas con el uso de probióticos

Estudio  Factores de riesgo  Probiótico  Forma de sepsis 
Kunz et al.26, 2004  Prematuridad, síndrome del intestino corto  L. rhamnosus GG  Bacteriemia 
Groote et al.27, 2005  Prematuridad,síndrome del intestino corto  L. rhamnosus GG  Bacteriemia 
Land et al.28, 2005  Antibioterapiacirugía cardíaca  L. rhamnosus GG  Septicemia 
Ohishi et al.29, 2010  Prematuridad,onfalocele  Bifidobacterium breve BBG-01  Septicemia 
¿Por qué es importante seleccionar la cepa?

Sabemos, con respecto a los antibióticos, que el efecto de una bacteria es específico de la cepa a la que pertenece y no puede ser extrapolado a otras cepas de la misma especie. Cada cepa de probióticos de una misma especie puede tener propiedades únicas, como también diferentes funciones fisiológicas. Es decir, cuando se adscribe un efecto beneficioso a una cepa, no se puede extrapolar esa propiedad a las restantes cepas de la misma especie. Incluso la adscripción de un efecto beneficioso a una cepa depende de las condiciones de su empleo y, muy particularmente, de la dosis31.

La selección de la cepa o cepas adecuadas va a permitir evitar posibles efectos colaterales que se podrían centrar sobre la prevención de los siguientes aspectos32: actividades metabólicas perjudiciales, infecciones sistémicas, efectos desfavorables sobre la inmunomodulación y transferencia génica. La actividad metabólica bacteriana perjudicial deriva del riesgo potencial de la excesiva desconjugación o de hidroxilación de las sales biliares en el intestino delgado (sobrecrecimiento bacteriano), así como del efecto de los probióticos con alta actividad hidrolasa sobre las sales biliares (desconjugación) y la excesiva degradación de la capa de mucina del intestino.

B. lactis Bb12ha mostrado utilidad para incrementar el recuento de bifidobacterias fecales y disminuir los recuentos de enterobacterias y Clostridium. También ha demostrado utilidad en la disminución del pH fecal y la concentración de calprotectina en heces7.

La dosificación de probióticos es variable según los estudios, entre las dosificaciones sobre las que existe mayor consenso figuran Lactobacilus GG, que se administra 108UFC 2 veces al día durante 14 días, o 6×109UFC una vez al día, durante 6 semanas, Lactobacillus acidophilus+B. infantis se administran 106UFC desde el séptimo día de vida hasta el alta, B. lactis 1.2×1010UFC/kg se administra una vez al día durante 6 semanas24.

La Academia Americana de Pediatría y la ESGHAN, en referencia a la utilización de probióticos en el recién nacido de muy bajo peso, hacen la siguiente recomendación: «Hay evidencia en el uso de los probióticos para prevenir la enterocolitis necrótica en niños con peso entre 1.000-1.500g al nacer pero son necesarios más estudios»19,33.

Probióticos y enterocolitis necrótica

Los estudios sobre probióticos en prematuros y recién nacidos de muy bajo peso se basan hasta el momento actual fundamentalmente en su papel en la prevención de la enterocolitis necrótica y la subsecuente mortalidad de estos niños.

La enterocolitis necrótica del prematuro es 6-10 veces más frecuente en lactantes que reciben lactancia con fórmula y es más frecuente por debajo de 30 semanas de gestación. Se ha observado una frecuencia del 2 al 22% en recién nacidos de muy bajo peso24. Su incidencia desde el punto de vista epidemiológico se relaciona con la prematuridad (está inversamente relacionada con la edad gestacional), la nutrición enteral (valorándose el volumen diario de alimentación enteral, la comparación leche materna con fórmula y la osmolaridad del primer alimento) y la colonización intestinal por flora patógena (E. coli, Klebsiella, Clostridium perfringens, Staphylococcus epidermidis y Rotavirus). La colonización de la luz intestinal parece ser un prerrequisito para el desarrollo de enterocolitis necrótica, el factor activador de las plaquetas, que es un potente mediador fosfolipídico, parece tener un papel clave en la fisiopatología de este síndrome.

Se han propuesto varios mecanismos para explicar la efectividad de los probióticos en la prevención de la enterocolitis del prematuro:

  • 1.

    Producen sustancias antimicrobianas como ácido láctico y otros ácidos de cadena corta, metabolitos como peróxido de hidrógeno, diacetilo y bacteriocinas. Estos compuestos afectan al metabolismo bacteriano o la producción de toxinas34.

  • 2.

    Disminuyen el pH intestinal, favoreciendo el crecimiento de organismos no patógenos2.

  • 3.

    Aumentan la resistencia a la colonización bacteriana, al competir con patógenos para unirse a los sitios de adhesión en el epitelio intestinal35.

  • 4.

    Compiten por los nutrientes utilizados por organismos patógenos35.

  • 5.

    Parecen tener un papel estimulante de la inmunidad innata y adquirida15.

Bernardo et al.24, en una revisión sistemática, evalúan los beneficios de la utilización de probióticos como preventivos de enterocolitis necrótica y otras morbilidades asociadas a la prematuridad. Analizan 11 ensayos clínicos que suponen 2.887 pacientes. Aunque la revisión reúne estudios muy heterogéneos en lo referente al tipo de probiótico utilizado, se observa una reducción del riesgo de enterocolitis necrótica (NNT 25), de muerte por cualquier causa (NNT 34) y sepsis (NNT 34). Los recién nacidos que reciben probióticos tienen un acortamiento del periodo requerido para conseguir la alimentación enteral completa (IC del 95%, 2,78-3,69 días); además, el periodo de hospitalización también fue menor.

Fernández-Carrocera et al.36 aleatorizan a 150 recién nacidos de bajo peso para recibir un suplemento de una mezcla de probiótico multiespecie (L. acidophilus, L. rhamnosus, L. casei, L. plantarum, B. infantis, S. thermophilus) o ningún suplemento. Los autores no observan una disminución del riesgo de enterocolitis en el grupo tratado (RR = 0,54, IC del 95%, 0,21 a 1,39).

Wang et al.37, en un metaanálisis sobre 20 ensayos clínicos aleatorizados y un total de 3.816 recién nacidos prematuros de muy bajo peso, observa una disminución del riesgo de enterocolitis necrótica en los tratados con probióticos (RR=0,33; IC del 95%, 0,24-0,46) y una disminución del riesgo de muerte (RR=0,56; IC del 95%, 0,43-0,73). Los autores no observan que el tratamiento con probióticos modifique el riesgo de sepsis (RR=0,90; IC del 95%, 0,71-1,15). En esta revisión sistemática, aunque existe heterogeneidad en los probióticos utilizados en los distintos ensayos, la mayoría utiliza una combinación de Lactobacilus y bifidobacterias; continúan apreciándose diferencias importantes en dosis entre los diferentes artículos.

Alfaleh et al.38, en una revisión sistemática siguiendo la metodología de la revisión Cochrane sobre 16 ensayos clínicos aleatorizados y un total de 2.842 recién nacidos prematuros con menos de 37 semanas de edad gestacional, observan que la administración de probióticos enterales reduce el riesgo de presentar enterocolitis grave (RR=0,35; IC del 95%, 0,24-0,52), se reduce igualmente la mortalidad (RR=0,40; IC del 95%, 0,27-0,60) y, al igual que Wang et al.37, no observan disminución del riesgo de sepsis (RR=0,90; IC del 95%, 0,96-1,07). En este metaanálisis, los autores concluyen que no fue posible extrapolar los datos obtenidos a los recién nacidos de menos de 1.000 g, al no existir datos suficientes con respecto a los beneficios y los efectos adversos potenciales en neonatos con menos de 1.000 g al nacer. Esta conclusión de los autores no parece clara, sobre todo tras comprobar que el 25% de los recién nacidos incluidos en el metaanálisis tenían menos de 1.000 g y solo un 3% de la población tenía un peso al nacer mayor de 1.500 g. No queda claro por qué una intervención que reduce el riesgo de mortalidad en un 57% no puede ser recomendada en los menores de 1.000 g, que aportan un 25% de la muestra al estudio.

En otro ensayo clínico conducido por Sari et al.39, realizado en 268 recién nacidos de muy bajo peso que reciben 3,5×107UFC de L. sporogenes para comprobar su eficacia en la prevención de enterocolitis necrótica, los autores no observan ningún efecto favorable en su prevención ni en la disminución de su severidad, tampoco parece disminuir la mortalidad, aunque si observan alguna mejoría en la tolerancia enteral.

Braga et al.25, en un ensayo clínico aleatorizado y doble ciego realizado sobre 231 recién nacidos de muy bajo peso que reciben una suplementación diaria de B. breve y L. casei, a una dosis de 3,5×107 y 3,5×109, respectivamente, en la lecha materna, frente a ninguna suplementación, observan que esta combinación de probióticos reduce la incidencia de enterocolitis y mejora la motilidad intestinal en esta población.

Rouge et al.22 realizan un ensayo clínico en 94 recién nacidos de muy bajo peso, recibiendo un suplemento diaria de B. longum BB536 y L. rhamnosus GG; BB536-LGG o ningún suplemento, los autores observan un aumento de tolerancia intestinal entre los recién nacidos de más 1.000g, no observando efectos significativos en los recién nacidos de extremado bajo peso.

Lin et al.40, en un ensayo clínico realizado en 434 recién nacidos de muy bajo peso, comprueban que la combinación de B. bifidum y L. acidophilus utilizados diariamente durante las 6 primeras semanas de vida reducen la incidencia de muerte y enterocolitis necrótica.

Jacobs et al.41, en un estudio multicéntrico doble ciego, comparan el uso diario de B. infantis, S. thermophilus y B. lactis con placebo en niños menores de 32 semanas y < 1.500g de peso. Estudian a 1.099 recién nacidos, concluyendo que se reducen significativamente la enterocolitis necrótica (NEC) grave (grado 2 de Bell o superior), pero no observan un efecto en la sepsis tardía o en la mortalidad.

Las evidencias más destacables y las recomendaciones para el uso de probióticos en recién nacidos de muy bajo peso quedan recogidas en la tabla 3.

Tabla 3.

Evidencias y recomendaciones con su grado evidencia para el uso de probióticos en recién nacidos de muy bajo peso

  Evidencia/recomendación  Nivel/grado 
  La suplementación oral con probióticos es segura en recién nacidos de muy bajo peso  2+7,21 
  Los recién nacidos de muy bajo peso que reciben suplemento nutricional con probióticos alcanzan nutrición enteral completa en un periodo menor  1+22 
  En situaciones con alta incidencia local de enterocolitis, la suplementación con probióticos puede ser recomendada  2+42 
  La suplementación dietética con probióticos en los recién nacidos de muy bajo peso se asocia con una disminución del riesgo de enterocolitis y de muerte  1++24,37 
  La suplementación con probióticos en recién nacidos de muy bajo peso no se asocia a mejores resultados neurológicos a los 3 años  2+43 
  La suplementación con probióticos en recién nacidos de muy bajo peso aumenta la sensación de bienestar y disminuye la permeabilidad intestinal y los episodios de cólicos del lactante  1–20,23 
  La suplementación con probióticos (Bifidobacterium breve y Lactobacillus casei) aumentan la motilidad intestinal en recién nacidos de muy bajo peso alimentados con leche materna  1+25 
  El uso de probióticos debería considerarse en el cuidado del prematuro ≤ 32 semanas de gestación y/o<1.500 g, incluidos los menores de 1.000 g  Punto de buena práctica 
  El uso rutinario de probióticos implica una estrecha monitorización  Punto de buena práctica 
  Las evidencias existentes nos hacen preferir, en cuanto a tipo de género, una combinación de Bifidobacterium y Lactobacillus, ya que disminuyen la incidencia de enterocolitis, si bien se debe plantear cuál o cuáles son los probióticos más adecuados para cada situación, su dosis y la duración óptima de su administración  Punto de buena práctica 
  Comenzar lo antes posible su administración y mantenerla al menos 6 semanas o hasta el alta  Punto de buena práctica 
  No se deberían administrar probióticos en presencia de enterocolitis necrótica o patología intestinal  Punto de buena práctica 

En el momento actual, los ensayos clínicos y los metaanálisis van aportando suficientes evidencias sobre la utilidad y la seguridad de los probióticos en los recién nacidos de muy bajo peso. Si bien los datos son aún limitados en los recién nacidos con menos de 1.000g, estos neonatos serían los más beneficiados tras la suplementación con probióticos, al presentar mayor prevalencia de enterocolitis necrosante. El Grupo de Nutrición y Metabolismo Neonatal de la SENeo considera que el uso de probióticos debería tenerse en cuenta en el prematuro ≤ 32 semanas de gestación y/o<1.500 g, incluidos los menores de 1.000 g, si bien su uso, en especial en los recién nacidos con menos de 1.000g, debe someterse a una estrecha monitorización.

Conflicto de intereses

Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

Bibliografía
1
D.M. Lilly,R.H. Stillwell
Probiotics: Growth-promoting factors produced by microorganisms
Science, 147 (1965), pp. 747-748
2
C. Dunne,L. O’Mahony,L. Murphy,G. Thornton,D. Morrissey,S. O’Halloran
In vitro selection criteria for probiotic bacteria of human origin: Correlation with in vivo findings
Am J Clin Nutr, 73 (2001), pp. 386S-392S
3
I.R. Rowland
Interactions of the gut microflora and the host in toxicology
Toxicol Pathol, 16 (1988), pp. 147-153
4
I. Adlerberth,B. Carlsson,M.P. de Man,F. Jalil,S.R. Khan,P. Larsson
Intestinal colonization with Enterobacteriaceae in Pakistani and Swedish hospital-delivered infants
Acta Paediatr Scand, 80 (1991), pp. 602-610
5
E. Isolauri,M.M. Gronlund,S. Salminen,H. Arvilommi
Why don’t we bud?
J Pediatr Gastroenterol Nutr, 30 (2000), pp. 214-216
6
D.A. Goldmann,J. Leclair,A. Macone
Bacterial colonization of neonates admitted to an intensive care environment
J Pediatr, 93 (1978), pp. 288-293
7
Szajewska H. Probiotics and prebiotics in preterm infants: Where are we? Where are we going? Early Human Development 2010;86 (1 Suppl):81-86.
8
M.S. Cilieborg,M. Boye,P.T. Sangild
Bacterial colonization and gut development in preterm neonates
Early Hum Dev, 88 (2012), pp. S41-S49 http://dx.doi.org/10.1016/j.earlhumdev.2011.12.027
9
A. Simhon,J.R. Douglas,B.S. Drasar,J.F. Soothill
Effect of feeding on infants’ faecal flora
Arch Dis Child, 57 (1982), pp. 54-58
10
L. Bry,P.G. Falk,T. Midtvedt,J.I. Gordon
A model of host-microbial interactions in an open mammalian ecosystem
Science, 273 (1996), pp. 1380-1383
11
I.H. Gewolb,R.S. Schwalbe,V.L. Taciak,T.S. Harrison,P. Panigrahi
Stool microflora in extremely low birthweight infants
Arch Dis Child Fetal Neonatal Ed, 80 (1999), pp. F167-F173
12
J.M. Saavedra,N.A. Bauman,I. Oung,J.A. Perman,R.H. Yolken
Feeding of Bifidobacterium bifidum and Streptococcus thermophilus to infants in hospital for prevention of diarrhoea and shedding of rotavirus
Lancet, 344 (1994), pp. 1046-1049
13
M.F. Bernet,D. Brassart,J.R. Neeser,A.L. Servin
Adhesion of human bifidobacterial strains to cultured human intestinal epithelial cells and inhibition of enteropathogen-cell interactions
Appl Environ Microbiol, 59 (1993), pp. 4121-4128
14
D.R. Mack,S. Michail,S. Wei,L. McDougall,M.A. Hollingsworth
Probiotics inhibit enteropathogenic E. coli adherence in vitro by inducing intestinal mucin gene expression
Am J Physiol, 276 (1999), pp. G941-G950
15
E. Isolauri
The use of probiotics in paediatrics
Hosp Med, 61 (2000), pp. 6-7
16
M. Saxelin,T. Pessi,S. Salminen
Fecal recovery following oral administration of Lactobacillus strain GG (ATCC 53103) in gelatine capsules to healthy volunteers
Int J Food Microbiol, 25 (1995), pp. 199-203
17
G. Deshpande,S. Rao,S. Patole
Probiotics for prevention of necrotising enterocolitis in preterm neonates with very low birthweight: A systematic review of randomised controlled trials
18
A.R. Barclay,B. Stenson,J.H. Simpson,L.T. Weaver,D.C. Wilson
Probiotics for necrotizing enterocolitis: A systematic review
J Pediatr Gastroenterol Nutr, 45 (2007), pp. 569-576 http://dx.doi.org/10.1097/MPG.0b013e3181344694
19
C. Agoni,G. Buonocore,V.P. Carnielli,C.M. De,D. Darmaun,T. Decsi
Enteral nutrient supply for preterm infants: commentary from the European Society of Paediatric Gastroenterology, Hepatology and Nutrition Committee on Nutrition
J Pediatr Gastroenterol Nutr, 50 (2010), pp. 85-91 http://dx.doi.org/10.1097/MPG.0b013e3181adaee0
20
A. Partty,R. Luoto,M. Kalliomaki,S. Salminen,E. Isolauri
Effects of early prebiotic and probiotic supplementation on development of gut microbiota and fussing and crying in preterm infants: A randomized, double-blind, placebo-controlled trial
J Pediatr, 163 (2013), pp. 1272-1277 http://dx.doi.org/10.1016/j.jpeds.2013.05.035
21
Manzoni P, Lista G, Gallo E, Marangione P, Priolo C, Fontana P, et al. Routine Lactobacillus rhamnosus GG administration in VLBW infants: A retrospective, 6-year cohort study. Early Hum Dev. 2011;87 (Suppl):S35-S38.
22
C. Rouge,H. Piloquet,M.J. Butel,B. Berger,F. Rochat,L. Ferraris
Oral supplementation with probiotics in very-low-birth-weight preterm infants: A randomized, double-blind, placebo-controlled trial
Am J Clin Nutr, 89 (2009), pp. 1828-1835 http://dx.doi.org/10.3945/ajcn.2008.26919
23
Z. Stratiki,C. Costalos,S. Sevastiadou,O. Kastanidou,M. Skouroliakou,A. Giakoumatou
The effect of a bifidobacter supplemented bovine milk on intestinal permeability of preterm infants
Early Hum Dev, 83 (2007), pp. 575-579 http://dx.doi.org/10.1016/j.earlhumdev.2006.12.002
24
W.M. Bernardo,F.T. Aires,R.M. Carneiro,F.P. Sa,V.E. Rullo,D.A. Burns
Effectiveness of probiotics in the prophylaxis of necrotizing enterocolitis in preterm neonates: A systematic review and meta-analysis
J Pediatr (RioJ), 89 (2013), pp. 18-24
25
T.D. Braga,G.A. da Silva,P.I. de Lira,L.M. de Carvalho
Efficacy of Bifidobacterium breve and Lactobacillus casei oral supplementation on necrotizing enterocolitis in very-low-birth-weight preterm infants: A double-blind, randomized, controlled trial
Am J Clin Nutr, 93 (2011), pp. 81-86 http://dx.doi.org/10.3945/ajcn.2010.29799
26
A.N. Kunz,J.M. Noel,M.P. Fairchok
Two cases of Lactobacillus bacteremia during probiotic treatment of short gut syndrome
J Pediatr Gastroenterol Nutr, 38 (2004), pp. 457-458
27
M.A. De Groote,D.N. Frank,E. Dowell,M.P. Glode,N.R. Pace
Lactobacillus rhamnosus GG bacteremia associated with probiotic use in a child with short gut syndrome
Pediatr Infect Dis J, 24 (2005), pp. 278-280
28
M.H. Land,K. Rouster-Stevens,C.R. Woods,M.L. Cannon,J. Cnota,A.K. Shetty
Lactobacillus sepsis associated with probiotic therapy
Pediatrics, 115 (2005), pp. 178-181 http://dx.doi.org/10.1542/peds.2004-2137
29
A. Ohishi,S. Takahashi,Y. Ito,Y. Ohishi,K. Tsukamoto,Y. Nanba
Bifidobacterium septicemia associated with postoperative probiotic therapy in a neonate with omphalocele
J Pediatr, 156 (2010), pp. 679-681 http://dx.doi.org/10.1016/j.jpeds.2009.11.041
30
L.M. Beattie,R. Hansen,A.R. Barclay
Probiotics for preterm infants: Confounding features warrant caution
Pediatrics, 126 (2010), pp. e742-e743 http://dx.doi.org/10.1542/peds.2010-1949C
31
T. Murguia-Peniche,W.A. Mihatsch,J. Zegarra,S. Supapannachart,Z.Y. Ding,J. Neu
Intestinal mucosal defense system, Part 2. Probiotics and prebiotics
J Pediatr, 162 (2013), pp. S64-S71 http://dx.doi.org/10.1016/j.jpeds.2012.11.055
32
P.R. Marteau
Probiotics in clinical conditions
Clin Rev Allergy Immunol, 22 (2002), pp. 255-273 http://dx.doi.org/10.1007/s12016-002-0011-0
33
D.W. Thomas,F.R. Greer
Probiotics and prebiotics in pediatrics
Pediatrics, 126 (2010), pp. 1217-1231 http://dx.doi.org/10.1542/peds.2010-2548
34
M. Botes,C.A. van Reenen,L.M. Dicks
Evaluation of Enterococcus mundtii ST4SA and Lactobacillus plantarum 423 as probiotics by using a gastro-intestinal model with infant milk formulations as substrate
Int J Food Microbiol, 128 (2008), pp. 362-370 http://dx.doi.org/10.1016/j.ijfoodmicro.2008.09.016
35
R.D. Rolfe
The role of probiotic cultures in the control of gastrointestinal health
J Nutr, 130 (2000), pp. 396S-402S
36
L.A. Fernandez-Carrocera,A. Solis-Herrera,M. Cabanillas-Ayon,R.B. Gallardo-Sarmiento,C.S. Garcia-Perez,R. Montano-Rodriguez
Double-blind, randomised clinical assay to evaluate the efficacy of probiotics in preterm newborns weighing less than 1500g in the prevention of necrotising enterocolitis
Arch Dis Child Fetal Neonatal Ed, 98 (2013), pp. F5-F9 http://dx.doi.org/10.1136/archdischild-2011-300435
37
Q. Wang,J. Dong,Y. Zhu
Probiotic supplement reduces risk of necrotizing enterocolitis and mortality in preterm very low-birth-weight infants: An updated meta-analysis of 20 randomized, controlled trials
J Pediatr Surg, 47 (2012), pp. 241-248 http://dx.doi.org/10.1016/j.jpedsurg.2011.09.064
38
K. Alfaleh,J. Anabrees,D. Bassler,T. Al-Kharfi
Probiotics for prevention of necrotizing enterocolitis in preterm infants
Cochrane Database Syst Rev, (2011), pp. CD960054
39
F.N. Sari,E.A. Dizdar,S. Oguz,O. Erdeve,N. Uras,U. Dilmen
Oral probiotics: Lactobacillus sporogenes for prevention of necrotizing enterocolitis in very low-birth weight infants: A randomized, controlled trial
Eur J Clin Nutr, 65 (2011), pp. 434-439 http://dx.doi.org/10.1038/ejcn.2010.278
40
H.C. Lin,C.H. Hsu,H.L. Chen,M.Y. Chung,J.F. Hsu,R.I. Lien
Oral probiotics prevent necrotizing enterocolitis in very low birth weight preterm infants: A multicenter, randomized, controlled trial
Pediatrics, 122 (2008), pp. 693-700 http://dx.doi.org/10.1542/peds.2007-3007
41
S.E. Jacobs,J.M. Tobin,G.F. Opie,S. Donath,S.N. Tabrizi,M. Pirotta
Probiotic effects on late-onset sepsis in very preterm infants: A randomized controlled trial
Pediatrics, 132 (2013), pp. 1055-1062 http://dx.doi.org/10.1542/peds.2013-1339
42
W.A. Mihatsch
What is the power of evidence recommending routine probiotics for necrotizing enterocolitis prevention in preterm infants?
Curr Opin Clin Nutr Metab Care, 14 (2011), pp. 302-306 http://dx.doi.org/10.1097/MCO.0b013e3283454e78
43
F.N. Sari,Z. Eras,E.A. Dizdar,O. Erdeve,S.S. Oguz,N. Uras
Do oral probiotics affect growth and neurodevelopmental outcomes in very low-birth-weight preterm infants?
Am J Perinatol, 29 (2012), pp. 579-586 http://dx.doi.org/10.1055/s-0032-1311981
Autor para correspondencia. (J. Uberos Fernández joseuberos@telefonica.net)
Copyright © 2014. Asociación Española de Pediatría
An Pediatr (Barc) 2014;81:397.e1-8 - Vol. 81 Núm.6 DOI: 10.1016/j.anpedi.2014.06.020
X
Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.