Publique en esta revista
Información de la revista
Vol. 88. Núm. 3.Marzo 2018
Páginas 119-180
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 88. Núm. 3.Marzo 2018
Páginas 119-180
Carta científica
DOI: 10.1016/j.anpedi.2017.04.001
Calidad de vida de niños cardiópatas que han sufrido un ictus arterial isquémico
Quality of life heart-disease children who have suffered from an arterial ischemic stroke
Visitas
531
María Vázquez Lópeza,
Autor para correspondencia
vazquezlopezmaria@gmail.com

Autor para correspondencia.
, Pedro Castro de Castroa, Nuria Gil Villanuevab, Andrés José Alcaraz Romeroc, Samuel Ignacio Pascual Pascuald
a Sección de Neuropediatría, Hospital Materno Infantil Gregorio Marañón, Madrid, España
b Sección de Cardiología Infantil, Hospital Materno Infantil Gregorio Marañón, Madrid, España
c Servicio de Pediatría, Hospital de Getafe, Getafe, Madrid, España
d Servicio de Neuropediatría, Hospital La Paz, Madrid, España
Este artículo ha recibido
531
Visitas
Información del artículo
Texto Completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Tablas (2)
Tabla 1. Características de la cardiopatía y del ictus
Tabla 2. Resultados de la escala de calidad de vida (PedsQL®) de nuestros pacientes y comparación con la de niños sanos y niños con otras enfermedades crónicas
Mostrar másMostrar menos
Sr. Editor:
Texto Completo

El ictus arterial isquémico es poco frecuente en la infancia. Las secuelas aparecen en un 50-80% de los pacientes, y afectan a distintas esferas1. Las cardiopatías son una de las causas más frecuentes de ictus en niños y suponen casi un tercio de los casos2.

La calidad de vida relacionada con la salud (CVRS) se refiere al efecto de una enfermedad y su tratamiento en el bienestar físico, psicológico y social y a como es percibido por el propio paciente. En los últimos años hay un interés creciente por el estudio de la calidad de vida en los niños que han presentado un ictus3,4.

Nuestro objetivo es determinar la CVRS de una muestra de niños con cardiopatía que han sufrido un ictus arterial isquémico.

Los pacientes fueron reclutados de una serie mayor en la que se estudiaba el pronóstico de los niños con cardiopatía que habían sufrido un ictus arterial isquémico entre enero de 2000 y diciembre de 20145. El pronóstico de los pacientes fue evaluado mediante la escala Pediatric Stroke Outcome Measure (PSOM) y la escala Rankin modificada (mRS) al menos 6 meses después del ictus. La CVRS fue medida en ese momento en aquellos pacientes mayores de 5 años mediante el cuestionario Pediatric Quality of Life Inventory (PedsQL®) versión 4 formulario genérico, para el que se obtuvo autorización. El PedsQL® consta de 15 ítems, 5 de funcionamiento físico, 4 de funcionamiento emocional, 3 de funcionamiento social y 3 de funcionamiento escolar, así como una puntuación total. Los resultados de este score se expresan con una puntuación entre 0 y 100, siendo 0 la que implica peor calidad de vida y 100 la mejor.

Se realizó un análisis estadístico de los datos se usó el test de la t de Student para una muestra para comparar los resultados de la escala PedsQL® de nuestros pacientes con los de controles sanos y los de niños con otras enfermedades, según datos publicados en la bibliografía.

Treinta y cuatro niños mayores de 5 años cumplimentaron la escala de calidad de vida. Las características demográficas y clínicas de la cardiopatía y del ictus se resumen en la tabla 1. El tiempo medio transcurrido desde el ictus hasta la evaluación fue de 6,9±4,1 años.

Tabla 1.

Características de la cardiopatía y del ictus

Variables demográficas y de la cardiopatíaCaracterísticas del ictus
Edad ictus, meses; mediana (IRC)  32,3 (5,0-67,4)  Clínica al inicio:
Sexo varón  22/34 (65%)  Déficit motor  23/34 (68%) 
VI hipoplásico  10/34 (29%)  Crisis convulsivas  11/34 (32%) 
Cardiopatía congénita  30/34 (88%)  Déficit sensitivo  4/34 (12%) 
Otros factores cardiológicos asociados:Afasia  7/34 (21%) 
Valvulopatía izda.  7/34 (20%)  Asintomático  3/34 (9%) 
Arritmia  11/34 (32%)  Hallazgos radiológicos:
Shunt D-I  21/34 (62%)  Ictus múltiple  12/34 (35%) 
Dilatación cavidades izquierdas  6/34 (18%)  Ictus bilateral  10/34 (29%) 
Trombo en cavidades izquierdas  2/34 (6%)  Ictus unilateral: izdo./dcho.  33/67% 
Trombo en arterias/venas  2/34 (6%)     
Dispositivos endocárdicos  10/34 (29%)     
Ictus relacionado temporalmente con algún procedimiento:   
Cateterismo diagnóstico 72h antes  0/34 (0%)  Circulación anterior/posterior/ambas  79/6/15% 
Cateterismo terapéutico 72h antes  7/34 (21%)  Tamaño ictus: lacunar/medio/grande  6/50/44% 
Cirugía cardiaca 72h antes  5/34 (15%)  Componente hemorrágico  10/34 (29%) 
Cirugía cardiaca 72h-1 mes antes  14/34 (41%)     
ECMO o dispositivo de asistencia ventricular  5/34 (15%)  Recurrencia ictus  2/34 (6%) 

Los resultados de la escala global de calidad de vida PedsQL® (tabla 2) eran menores en los pacientes con peor pronóstico según la escala PSOM (60,11±10,95 vs. 69,44±14,16; p=0,038) y según la escala de Rankin (52,50±7,32 vs. 66,10±13,09; p=0,052), sobre todo en la subescala de funcionamiento físico.

Tabla 2.

Resultados de la escala de calidad de vida (PedsQL®) de nuestros pacientes y comparación con la de niños sanos y niños con otras enfermedades crónicas

Escala  Niños cardiópatas con ictus (nuestra serie)  Niños sanos6  Niños con cardiopatía6  Niños asmáticos6  Niños diabéticos6 
N.°  34  5.480  344  157  300 
PedsQL® físico  66,2±20,9  87,5±13,5; p<0,001  83,1±18,7; p<0,001  72,6±18,3; p=0,080  85,8±13,3; p<0,001 
PedsQL® psicosocial  63,8±13,3  81,9±14,1; p<0,001  77,3±17,2; p<0,001  66,8±16,6; p=0,170  77,3±14,6; p<0,001 
PedsQL® emocional  68,3±17,7  79,3±18,2; p=0,001  74,6±20,4; p=0,040  64,8±20,2; p=0,200  72,3±19,5; p<0,001 
PedsQL® social  69,2±19,2  85,2±16,8; p<0,001  82,5±20,1; p<0,001  73,4±18,6; p=0,210  85,6±16,2; p<0,001 
PedsQL® escolar  53,5±16,3  81,1±16,5; p<0,001  73,0±20,3; p<0,001  62,3±20,6; p=0,003  74,2±18,0; p<0,001 
PedsQL® total  64,5±13,2  83,8±12,7; p<0,001  79,4±16,5; p<0,001  68,7±15,9; p=0,680  80,3±12,8; p<0,001 

Datos expresados como media±DE.

Los pacientes con epilepsia presentaban unas puntuaciones significativamente inferiores en la subescala PedsQL® físico (51,58±20,36 vs. 74,18±16,77; p=0,001). La hemiparesia significativa también mostró diferencias en la escala PedsQL® en funcionamiento físico (55,38±20,01 vs. 72,90±18,92; p=0,015) y en puntuación total de la escala (58,62±11,48 vs. 68,14±13,18; p=0,039). Un tamaño grande de ictus se relacionó con puntuaciones significativamente peores en PedsQL® físico (55,13±20,37 vs. 70,23±19,74; p=0,04) en relación con un mayor déficit motor.

Los resultados de nuestros pacientes fueron significativamente inferiores a los de controles sanos recogidos en la bibliografía6 (tabla 2).

Además nuestros pacientes presentaban una CVRS peor que la de niños con cardiopatía sin ictus, salvo en funcionamiento emocional. Las puntuaciones de PedsQL® de nuestros pacientes fueron significativamente inferiores que las de niños con otras enfermedades crónicas (diabéticos) y similares a las de los asmáticos crónicos (tabla 2), salvo en funcionamiento escolar (peores en nuestros pacientes)6. Es llamativo, ya que los niños asmáticos crónicos son un grupo de pacientes en los que se han descrito peores índices de CVRS.

Los malos resultados de CVRS de nuestros pacientes pueden estar relacionados no solo con el ictus sino también con la gravedad de las cardiopatías. Así los pacientes con cardiopatías más graves, como el ventrículo izquierdo hipoplásico, presentaban puntuaciones significativamente peores en subescala escolar y social.

Los resultados de la PedsQL® de nuestros pacientes fueron peores que los publicados en la literatura de los niños con ictus de cualquier etiología y similares a las de aquellos con peor pronóstico4.

La CVRS de los niños con cardiopatías que habían sufrido un ictus de nuestra serie fue menor que la de pacientes sanos y peor también que la de niños con ictus o niños con cardiopatía. Además los pacientes con peor pronóstico funcional, con hemiparesia significativa o epilepsia, tenían una peor calidad de vida, sobre todo en funcionamiento físico.

Bibliografía
[1]
P. Castro de Castro,M. Vázquez López,M.C. Miranda Herrero
Ictus infantil: conceptos peculiaridades y epidemiología
Ictus en la infancia, 1.a edición, pp. 1-14
[2]
M. Vázquez López,P. Castro de Castro,A. Verdú Pérez,M.C. Miranda Herrero
Ictus infantil y cardiopatías
Ictus en la infancia, 1.a edición, pp. 125-136
[3]
S.J. Friefeld,R. Westmacott,D. Macgregor,G.A. Deveber
Predictors of quality of life in pediatric survivors of arterial ischemic stroke and cerebral sinovenous thrombosis
J Child Neurol, 26 (2011), pp. 1186-1192 http://dx.doi.org/10.1177/0883073811408609
[4]
S. Friefeld,O. Yeboah,J.E. Jones,G. deVeber
Health-related quality of life and its relationship to neurological outcome in child survivors of stroke
CNS Spectr, 9 (2004), pp. 465-475
[5]
M. Vazquez-Lopez,P. Castro-de Castro,E. Barredo-Valderrama,M.C. Miranda-Herrero,N. Gil-Villanueva,A.J. Alcaraz-Romero
Ischaemic stroke in children with cardiopathy: An epidemiological study
Neurologia, (2016),
pii: S0213-4853(16)30055-X. rticle in English, Spanish]
[6]
J.W. Varni,C.A. Limbers,T.M. Burwinkle
Impaired health-related quality of life in children and adolescents with chronic conditions: A comparative analysis of 10 disease clusters and 33 disease categories/severities utilizing the PedsQL 4.0 Generic Core Scales
Health Qual Life Outcomes, 5 (2007), pp. 43 http://dx.doi.org/10.1186/1477-7525-5-43

Los resultados de este trabajo fueron presentados en el Congreso de Sociedad Española de Neurología Pediátrica (SENEP) en Toledo 19-21 de mayo de 2016 como parte de la presentación «Pronóstico del ictus arterial isquémico en niños con cardiopatía», que fue ganador de uno de los premios a la mejor presentación SENEP 2016.

Copyright © 2017. Asociación Española de Pediatría
Idiomas
Anales de Pediatría

Suscríbase al Newsletter

Opciones de artículo
Herramientas
Política de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?