Publique en esta revista
Información de la revista
Vol. 70. Núm. 5.Mayo 2009
Páginas 409-516
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Visitas
7637
Vol. 70. Núm. 5.Mayo 2009
Páginas 409-516
Original breve
DOI: 10.1016/j.anpedi.2008.12.005
Acceso a texto completo
Accidentes graves provocados por caballos. Alertas y pautas de prevención
Serious accidents caused by horses. Warnings and prevention rules
Visitas
7637
M. Muñiz Fontán??
Autor para correspondencia
mmfontan@hotmail.com

Autor para correspondencia.
, J.D. Moure González, A. Mirás Veiga, A. Rodríguez Núñez
Servicio de Cuidados Intensivos y Urgencias Pediátricas, Departamento de Pediatría, Hospital Clínico Universitario de Santiago de Compostela, A Coruña, España
Este artículo ha recibido
7637
Visitas
Información del artículo
Resumen
Texto Completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Tablas (1)
Tabla 1. Características de los pacientes y los accidentes
Resumen
Introducción

Las actividades ecuestres en los ámbitos doméstico, lúdico, deportivo y educativo son relativamente frecuentes y no están exentas de riesgos para los niños. Se dispone de muy pocos datos sobre los accidentes provocados por caballos, sus circunstancias y las claves para su prevención.

Método

Estudio retrospectivo y descriptivo de los accidentes relacionados con caballos en pacientes pediátricos que requirieron ingreso hospitalario entre julio de 1997 y septiembre de 2008.

Resultados

Se analizó a 17 pacientes con edades de entre 4 y 17 años, que tuvieron 14 caídas accidentales, 2 coces y una mordedura. Ocho pacientes perdieron el conocimiento tras el accidente. Sólo un paciente portaba casco protector. Se produjeron 3 fracturas craneales, 4 hemorragias intracraneales, un neumoencéfalo y 2 lesiones neuronales difusas. Se registraron 4 fracturas de huesos largos, una fractura mandibular, un acuñamiento vertebral y una avulsión parcial de pabellón auricular. Ocho pacientes requirieron cuidados intensivos, 2 pacientes necesitaron intervenciones neuroquirúrgicas y 4 pacientes precisaron reducción quirúrgica de sus fracturas.

Conclusiones

El manejo de caballos por parte de niños y adolescentes puede resultar una actividad de alto riesgo. En esta serie, el traumatismo craneoencefálico fue la lesión más habitual y grave. Dada la baja adherencia a los métodos de protección observada en estos pacientes, parece necesario promover medidas que aumenten la seguridad durante las prácticas ecuestres.

Palabras clave:
Accidente
Traumatismo
Caballo
Deporte
Equitación
Niños
Adolescentes
Abstract
Introduction

Children's equestrian activities in the domestic, play activities, sports and educational areas are relatively frequent, and are not exempt from risks. Nevertheless, there is a lack of data on horse-related injuries, their circumstances and the key points for their prevention.

Method

Retrospective and descriptive study of pediatric equestrian injuries admitted to Hospital between July 1997 and September 2008.

Results

A total of 17 patients with ages between 4 and 17 years were analyzed. There were 14 accidental falls, 2 kicks and 1 bite, and 8 patients had lost consciousness after the accident. Only 1 patient used a protective helmet. There were 3 skull fractures, 4 intracranial haemorrhages, 1 pneumoencephalus and 2 diffuse axonal injuries. There were also 4 long bone fractures, 1 jaw fracture, 1 vertebral wedging and 1 partial ear avulsion were recorded. A total of 8 patients required intensive care, 2 underwent neurosurgery due to an intracranial haematoma and 4 surgical fracture reduction.

Conclusions

Horse handling by children and teenagers can be a high risk activity. In our cases brain trauma was the most common and severe injury. Due to the poor use of protection devices by our patients, we believe it is now necessary to take measures to increase safety in equestrian activities.

Keywords:
Accident
Traumatism
Horse
Sport
Riding
Children
Teenagers
Texto Completo
Introducción

Las actividades relacionadas con caballos, tanto de forma profesional como lúdica, deportiva y educativa están muy arraigadas en España. La cabaña caballar en la Comunidad Gallega tiene un censo aproximado de 37.500 reses1. Por otra parte, se ha constatado un aumento reciente del número de licencias federativas para jinetes (1.667 licencias en Galicia en 2007).

Se posee muy poca información sobre los accidentes relacionados con caballos en España, y no hay ningún trabajo publicado en el ámbito estatal.

El objetivo del presente estudio es conocer las características de los accidentes infantiles y juveniles graves relacionados con el manejo de caballos.

Método

Estudio retrospectivo y descriptivo de los accidentes relacionados con actividades ecuestres que requirieron ingreso hospitalario desde julio de 1997 hasta septiembre de 2008 (11 años).

Se revisaron los historiales clínicos de los pacientes y se recopilaron datos acerca de las características del accidente, de los pacientes, del uso o no de métodos de protección, del registro de las lesiones producidas y de las medidas terapéuticas aplicadas en cada uno de los casos.

Resultados

Las características de los 17 pacientes analizados y sus accidentes se presentan en la tabla 1.

Tabla 1.

Características de los pacientes y los accidentes

Edad  Media  11,4 años 
  Rango  4–17 años 
  Mediana  13 años 
Sexo  Varones  11 
  Mujeres 
Estación del año  Primavera-verano  13 
  Otoño-invierno 
Tipo de actividad  Deportiva reglada 
  Lúdica o laboral no reglada  15 
Actividad realizada  Equitación  14 
  En torno al caballo 
Mecanismo de lesión  Caída  14 
  Coz 
  Mordedura 
Protección craneal  Sí 
  No  16 
Pérdida de conocimiento  Sí 
  No 
Escala de coma de Glasgow  15  13 
  9–14 
  <9 

En la zona craneofacial se observaron 3 fracturas craneales y una fractura mandibular, 4 hemorragias intracraneales (2 epidurales, una subdural y una subaracnoidea), un caso de neumoencéfalo y 2 lesiones axonales difusas; respecto a las lesiones esqueléticas, se produjeron 4 fracturas de huesos largos, un acuñamiento vertebral y una avulsión parcial del pabellón auricular.

En cuanto a la terapéutica recibida, 9 pacientes requirieron cuidados intensivos, 2 pacientes precisaron neurocirugía evacuadora del hematoma intracraneal y 4 pacientes necesitaron reducción quirúrgica de sus fracturas. No falleció ninguno, pero uno de ellos presentó un traumatismo craneoencefálico (TCE) muy grave, que dejó como secuela un estado vegetativo persistente. La evolución clínica de los 16 pacientes restantes fue favorable, sin evidenciarse secuelas neurológicas o funcionales relevantes.

Discusión

Los accidentes relacionados con actividades ecuestres son relativamente frecuentes. Se ha estimado que el índice de lesión por cada hora que se monta a caballo es superior al que se produce al montar en motocicleta o al conducir un coche2,3. El riesgo de accidente durante las actividades relacionadas con caballos es equiparable al que se produce durante otras actividades deportivas y recreativas de riesgo, sin embargo, la gravedad de las lesiones puede ser mucho mayor, al nivel, por ejemplo, de los accidentes con vehículos todoterreno o los accidentes de tráfico2–7.

El caballo es un «vehículo» con unas características que le confieren una potencial lesividad. Un caballo adulto pesa alrededor de 450 o 500kg y es capaz de desplazarse por encima de los 60km/h, la cabeza del jinete mientras cabalga se sitúa a unos 3 m de altura; su coz logra generar una fuerza superior a 1,8 veces su peso2–4,6–9. Como consecuencia, los accidentes relacionados con caballos pueden provocar graves lesiones (en particular TCE), potencialmente mortales o causantes de secuelas importantes.

A pesar de esto, llama la atención la escasa legislación existente en España que regule estas actividades, sobre todo en cuanto a las medidas de protección; únicamente hay recomendaciones por parte de asociaciones y federaciones de hípica.

En esta serie, como en otros trabajos publicados, se aprecia un pico de incidencia en la época adolescente, con una mediana de edad de 13 años2,4,8. Si bien otros autores han referido un predominio en el sexo femenino en probable relación con su mayor afición a la equitación, en este estudio predominaron los varones, debido posiblemente al tipo de actividad realizada (no reglada y en el ámbito doméstico).

Se ha observado una clara relación entre los accidentes y la estación en la que se produce: hay una mayor incidencia en la época estival, lo mismo que ocurre con otras actividades recreativas.

Los accidentes ocurren habitualmente durante la monta del caballo2,5–8 y la caída fortuita es el mecanismo de lesión más habitual4–6,8; no obstante, son comunes los accidentes durante actividades realizadas en torno al caballo, como el cepillado, el calzado de herraduras, la alimentación o por simple contacto con el animal2,4,6,8. Este estudio refleja también este dato, lo que recuerda la importancia de implementar medidas de protección durante cualquier actividad relacionada con el caballo, no sólo mientras se cabalga2,4,6.

La pertinencia de estas medidas debe considerarse en especial para prevenir los TCE que, aunque no han sido las lesiones más frecuentes en otros trabajos publicados2,8, sí fueron predominantes en esta serie. Las consecuencias de estos TCE podrían evitarse o minimizarse con el uso del casco protector. En este estudio, sólo uno de los casos lo portaba. Se trataba de una amazona experimentada que sufrió un TCE leve sin pérdida de conocimiento ni lesiones graves. Este dato puede reflejar la situación actual de las prácticas ecuestres en España, realizadas de forma improvisada, no reglada, en el ámbito doméstico, sin supervisión por parte de adultos y con escasa conciencia de su riesgo, lo que se traduce en la baja adherencia a las medidas de protección.

Menos frecuentes en nuestra serie en relación con otros trabajos publicados2,8, han sido las lesiones musculoesqueléticas producidas por caídas del caballo. Esto puede deberse a la selección de casos graves en el diseño del estudio, que incluyó únicamente a pacientes ingresados y excluyó a aquellos pacientes que pudieron acudir a urgencias con lesiones de menor importancia en las extremidades.

El análisis de los resultados sugiere que sería necesario alertar a la población sobre los riesgos de las actividades ecuestres realizadas por niños y adolescentes. Para esto, sería útil llevar a cabo campañas informativas y educativas que dieran a conocer los riesgos potenciales del manejo de caballos sin las medidas de protección y supervisión. Una mayor regulación sobre los requisitos mínimos indispensables durante estas actividades así como fomentar la práctica tutelada de niños y jóvenes también podría contribuir a evitar estos accidentes4,6,8. El empleo de medidas de protección homologadas, entre éstas el casco, parece imprescindible para lograr este objetivo2,4–6,8.

En conclusión, el manejo de caballos por parte de niños y adolescentes es una actividad con potencial riesgo de accidentes, entre los que el TCE ha sido la lesión más habitual y grave en este estudio.

Sería esencial poner en marcha medidas de prevención para conseguir que los niños realicen actividades ecuestres de una forma más segura. En este sentido, los pediatras podrían ser buenos asesores para las familias.

Bibliografía
[1]
Larrea S. El mercado exterior del caballo. El Campo 1996. No 135.
[2]
A. Ghosh, C. Di Scala, C. Drew, M. Lessin, N. Feins
Horse-related injuries in pediatric patients
J Pediatr Surg, 35 (2000), pp. 1766-1770 http://dx.doi.org/10.1053/jpsu.2000.19247
[3]
J.M. Sorli
Equestrian injuries: A five year review of hospital admission in British Columbia, Canada
Inj Prev, 6 (2000), pp. 59-61
[4]
K.E. Thomas, J.L. Annest, J. Gilchrist, Bixby-Hammett
Non-fatal horse related injuries treated in emergency departments in the United States, 2001–2003
Br J Sports Med, 40 (2006), pp. 619-626 http://dx.doi.org/10.1136/bjsm.2006.025858
[5]
G.R. Bond, R.A. Christoph, B.M. Rodgers
Pediatric equestrian injuries: Assessing the impact of helmet use
Pediatrics, 95 (1995), pp. 487-489
[6]
T. Jagodzinski, G.P. DeMuri
Horse-related injuries in children: A review
WMJ, 104 (2005), pp. 50-54
[7]
A.J. Holland, G.T. Roy, V. Goh, F.I. Ross, J.P. Keneally, D.T. Cass
Horse-related injuries in children
Med J Aust, 175 (2001), pp. 609-612
[8]
P. McCrory, M. Turner
Equestrian injuries
Med Sport Sci, 48 (2005), pp. 8-17 http://dx.doi.org/10.1159/000084280
[9]
J. Lim, V. Puttaswamy, M. Gizzi, L. Christei, W. Croker, P. Crowe
Pattern of equestrian injuries presenting to a Sydney teaching hospital
ANZ J Surg, 73 (2003), pp. 567-571
Copyright © 2008. Asociación Española de Pediatría
Idiomas
Anales de Pediatría

Suscríbase a la newsletter

Opciones de artículo
Herramientas
es en

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

es en
Política de cookies Cookies policy
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here.