Información de la revista
Vol. 82. Núm. 4.
Páginas 267-268 (Abril 2015)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 82. Núm. 4.
Páginas 267-268 (Abril 2015)
Carta científica
DOI: 10.1016/j.anpedi.2014.07.022
Acceso a texto completo
Dactilitis, debut precoz de drepanocitosis y predictor de mal pronóstico
Dactylitis, early onset of drepanocytosis and a predictor of a poor prognosis
Visitas
...
A. Solé-Ribaltaa,
Autor para correspondencia
asole@hsjdbcn.es

Autor para correspondencia.
, M. Vilà-de-Mugab, A. Català-Tempranoc, C. Luaces-Cubellsb
a Departamento de Pediatría, Hospital Sant Joan de Déu, Esplugues de Llobregat, Barcelona, España
b Departamento de Urgencias de Pediatría, Hospital Sant Joan de Déu, Esplugues de Llobregat, Barcelona, España
c Departamento de Hematología y Oncología Pediátrica, Hospital Sant Joan de Déu, Esplugues de Llobregat, Barcelona, España
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (1)
Texto completo
Sr. Editor:

La enfermedad de células falciformes es una enfermedad monogénica hereditaria. La forma más frecuente es debida a una mutación en homocigosis del gen de la globina beta, dando lugar a la hemoglobina S1. Clínicamente se caracteriza por una anemia hemolítica crónica y fenómenos vaso-oclusivos que propician una insuficiencia multiorgánica precoz, sin embargo, presenta un amplio espectro clínico2.

Se presenta el caso de un lactante de 7 meses que consultó en el servicio de urgencias por una tumefacción en la mano izquierda, sin antecedente traumático evidenciado, con movilización espontánea conservada y afebril. Familia natural de Guinea Ecuatorial y residente en España desde su nacimiento. El embarazo, el parto y el periodo neonatal habían cursado sin incidencias. Vacunado según calendario oficial, no inmunizado frente a neumococo. No referían antecedentes familiares de interés.

En la exploración física, el paciente se encontraba estable y presentaba una somatometría y unas constantes adecuadas. Destacaba edema en la cara dorsal de la mano izquierda, doloroso a la palpación, sin otros signos inflamatorios; siendo el resto de exploración por aparatos anodina.

Se realizó, inicialmente, una radiografía (fig. 1) que reveló una reacción perióstica a nivel del 5.° metacarpiano izquierdo.

Figura 1.

Radiografía de la mano izquierda: reacción perióstica del 5.° metacarpiano.

(0,1MB).

Se planteó, en este momento, el diagnóstico diferencial entre neoplasia ósea, osteomielitis e infarto óseo en contexto de drepanoctosis. La analítica mostró una anemia microcítica regenerativa (hemoglobina [Hb]: 8,6g/dl, VCM70fl, reticulocitos 7,4%), con el resto de valores del hemograma normales; coagulación normal, test de Coombs directo e indirecto negativos, bilirrubina y haptoglobina normales, lactato deshidrogenasa de 706Ul/l y estudio del metabolismo del hierro normal; en la morfología eritrocitaria se observaron drepanocitos. Las serologías para CMV, treponema, VIH, VHC, VEB y VVZ fueron negativas, antiHBc y HBSAg negativos, antiHBs positivo; y la analítica de orina fue normal. Ante los resultados de las pruebas complementarias, con la sospecha de drepanocitosis y dactilitis, se inició sueroterapia intravenosa y tratamiento analgésico con paracetamol. El segundo día de ingreso se confirmó el diagnóstico por el estudio de hemoglobinas (HPLC) (HbF: 26,9%; HbA2: 2,1%; HbS: 50%). Se inició tratamiento con penicilina profiláctica y se administró vacuna antineumocócica (Prevenar 13®). El paciente presentó una buena evolución clínica con desaparición progresiva de los signos inflamatorios locales.

La dactilitis o síndrome mano-pie, es un episodio de dolor vaso-oclusivo en pequeños huesos de manos y pies que, típicamente, aparece en niños menores de 4 años con enfermedad de células falciformes, puesto que, posteriormente a esa edad, el tejido hematopoyético a este nivel es sustituido por tejido graso y fibroso3. El dolor óseo vaso-oclusivo supone, muchas veces, el debut de esta enfermedad. Se presenta con dolor y edema, a menudo acompañado de leve eritema y febrícula4. La radiografía no suele mostrar más que un edema de partes blandas en fases iniciales, pudiendo observarse cambios óseos tardíos. En su diagnostico diferencial se deben tener en cuenta las osteomielitis y los procesos oncológicos, por presentar clínica e imagen radiológica similar, no obstante, por tal diferente manejo, es sumamente importante su diferenciación. La presentación de dactilitis durante el primer año de vida, así como la anemia grave y la leucocitosis en los primeros 2 años, han sido descritos, en algunos trabajos, como predictores de enfermedad grave asociada a eventos adversos (síndrome torácico agudo, frecuentes crisis de dolor, ictus o muerte). Su tratamiento consiste en hidratación y control del dolor5.

Nuestro paciente reingresó a los 15 días por un síndrome febril de 48h de evolución, que asociaba vómitos y deposiciones diarreicas sin productos patológicos. Presentaba regular estado general, decaimiento, palidez y deshidratación leve. En la exploración destacaba una esplenomegalia 3cm, sin hepatomegalia y ruidos intestinales aumentados. Se realizó una analítica que mostró: Hb 4g/dl (previa: 8,1g/dl), plaquetas: 75.000mm3 (previas: 207.000mm3), leucocitos: 20.500mm3 (neutrófilos: 9.200mm3). El perfil bioquímico era normal. PCR: 48,9mg/l y PCT: 4,57ng/ml.

Ante la sospecha de secuestro esplénico grave, se realizó una transfusión de concentrado de hematíes de forma urgente, se administró rehidratación intravenosa (iv) y se inició antibioticoterapia empírica con ceftriaxona iv6. El paciente presentó una evolución favorable, sin requerir más transfusiones y con recuperación de la cifra de plaquetas.

Tras 6 días de ceftriaxona, con negatividad de cultivos en sangre, orina y heces, y determinación de rotavirus positiva, se suspendió la pauta antibiótica iv y se reinició la penicilina profiláctica.

Este paciente ha entrado en un programa de exanguinotransfusión crónica para mantener la HbS por debajo del 30% (niveles del portador) y será candidato a una esplenectomía a los 2 años de edad para prevenir la recurrencia, medida aún cuestionada pero aceptada por las guías actuales.

Bibliografía
[1]
D.C. Rees, T.N. Williams, M.T. Gladwin.
Sickle-cell disease.
Lancet, 376 (2010), pp. 2018-2031
[2]
E.R. Meier, J.L. Miller.
Sickle cell disease in children.
[3]
G.B. Da Silva Junior, F. Daher Ede, F.A. da Rocha.
Osteoarticular involvement in sickle cell disease.
Rev Bras Hematol Hemoter, 34 (2012), pp. 156-164
[4]
E. Berger, N. Saunders, L. Wang, J.N. Friedman.
Sickle cell disease in children: Differentiating osteomyelitis from vaso-occlusive crisis.
Arch Pediatr Adolesc Med, 163 (2009), pp. 251-255
[5]
S.T. Miller, L.A. Sleeper, C.H. Pegelow, L.E. Enos, W.C. Wang, S.J. Weiner, et al.
Prediction of adverse outcomes in children with sickle cell disease.
N Engl J Med, 342 (2000), pp. 83-89
[6]
L.G. Rubin, S. William.
Care of the asplenic patient.
N Engl J Med, 371 (2014), pp. 349-356
Copyright © 2014. Asociación Española de Pediatría
Idiomas
Anales de Pediatría

Suscríbase a la newsletter

Opciones de artículo
Herramientas
es en

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?