Información de la revista
Vol. 81. Núm. 2.
Páginas 130-131 (Agosto 2014)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 81. Núm. 2.
Páginas 130-131 (Agosto 2014)
Carta al editor
DOI: 10.1016/j.anpedi.2013.10.045
Acceso a texto completo
Enfermedad invasora por Neisseria meningitidis serogrupo 29E y deficiencia de C5
Invasive disease due to Neisseria meningitidis serogroup 29E and C5 deficiency
Visitas
...
N. Rius Gordilloa, C. Fernández-San Joséa, A. Martín-Naldaa, F.A. Moraga-Llopa,
Autor para correspondencia
fmoraga@acmcb.es

Autor para correspondencia.
, M. Hernández-Gonzálezb, P. Soler-Palacína
a Unidad de Patología Infecciosa e Inmunodeficiencias de Pediatría, Hospital Universitario Vall d’Hebron, Institut de Recerca Vall d’Hebron, Universitat Autònoma de Barcelona, Barcelona, España
b Servicio de Inmunología, Hospital Universitario Vall d’Hebron, Institut de Recerca Vall d’Hebron, Universitat Autònoma de Barcelona, Barcelona, España
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Texto completo
Sr. Editor:

En el número de Anales de Pediatría de enero del 2013 comunicamos el caso de una paciente de 17 meses de edad diagnosticada de enfermedad invasora por Neisseria meningitidis del serogrupo 29E1, de quien queremos comentar ahora el estudio inmunitario realizado después de ser dada de alta. Puesto que el serogrupo 29E es excepcional como causa de enfermedad invasora, se practicó un estudio inmunitario que demostró una marcada disminución de la capacidad hemolítica del suero, tanto por la vía clásica (CH50 ausente) como por la alternativa (AP50 ausente), con cifras normales de los factores C3 (106mg/dl) y C4 (32mg/dl) y una deficiencia de la fracción C5, al medir la concentración de los diferentes componentes de la vía terminal y mediante estudios funcionales con factor C5 purificado y cuantificando el complejo C5b-9 soluble en suero. En el estudio genético, se detectó una mutación en homocigosis (c.2607_2608delAA / p.Ser870ProfsX3), que es responsable de la generación de una proteína truncada de C5 sin actividad funcional.

El sistema del complemento, con más de 30 componentes, es un mecanismo esencial de la inmunidad innata y adaptativa, cuya función consiste en la opsonización, la quimiotaxis y la lisis celular y bacteriana. Todo ello sucede gracias a la activación en cascada de las diferentes proteínas que conforman el sistema del complemento mediante una de las 3 vías definidas, la vía clásica (C1qrs, C2 y C4), la vía alternativa (C3, factor B y properdina) o la vía de las lectinas (lectina de unión a la manosa), llegando a un punto común (C3b) y con la finalización de la fracción terminal del complemento (C5b-9) para dar lugar a un sistema molecular denominado complejo de ataque a la membrana.

Aunque no se conoce bien la prevalencia actual de la deficiencia primaria del complemento, por los pocos registros publicados, se estima que es de alrededor de un 0,03% en la población general2. Hasta julio del 2013 se han notificado en el Registro Español de Inmunodeficiencias Primarias (REDIP) 2.077 casos de inmunodeficiencias primarias, de los cuales el 13% corresponde al grupo de deficiencia del complemento, siendo la gran mayoría pacientes diagnosticados de angioedema hereditario por defecto C1 inhibidor3. La deficiencia de C5 se ha descrito en la literatura en alrededor de 50 pacientes4 y tan solo hay un caso notificado en el REDIP.

Los defectos de la vía terminal del complemento (C5b-9) se transmiten mediante herencia autosómica recesiva. El gen del factor C5 está localizado en el cromosoma 9q32,3 y tiene 41 exones, mientras que los genes de C6, C7 y C9 se encuentran en el cromosoma 5p13 y los de C8alfa y C8beta en el 1p32. Aunque se han descrito defectos combinados, en la mayoría de los casos se ve afectado un solo componente, preferentemente: el C5 y el C8 en la raza caucásica, el C6 en afroamericanos y el C9 en japoneses5. Tales deficiencias se asocian a infecciones por microorganismos encapsulados, invasoras y recurrentes, y se han comunicado hasta en el 39% de los pacientes con al menos un episodio de enfermedad meningocócica invasora; curiosamente, estos episodios son más leves y tienen una menor tasa de mortalidad6.

No hay unanimidad en la indicación de realizar un cribado sistemático de la función del complemento en los pacientes previamente sanos tras un primer episodio de enfermedad meningocócica invasora. La prevalencia de estas alteraciones presenta diferencias importantes según el país de estudio y se observan principalmente en pacientes con enfermedad recurrente o por serogrupos poco frecuentes (X, Y, Z, W135 y 29E). El cribado con la determinación de CH50 y AP50, y posterior caracterización molecular7, debe realizarse siempre, por tanto, en estas 2 situaciones, como también hay que considerarlo en los pacientes tras una primera infección por serogrupos habituales8,9.

A pesar de no disponer de un tratamiento sustitutivo en la mayoría de los defectos del complemento, es importante identificar a estos pacientes para llevar a cabo una adecuada educación sanitaria de las familias en cuanto al rápido reconocimiento de procesos infecciosos, iniciar precozmente la antibioticoterapia e instaurar medidas profilácticas como la vacunación antimeningocócica conjugada tetravalente frente a los serogrupos A, C, Y y W135, y próximamente con la nueva vacuna frente al serogrupo B, el más prevalente en nuestro medio5,10, al igual que frente a los otros 2 microorganismos, neumococo y Haemophilus influenzae serotipo b, causantes de enfermedad invasora y meningitis.

Bibliografía
[1]
N. Rius Gordillo, C. Fernández San José, S. González Peris, F.A. Moraga-Llop.
Enfermedad invasora por meningococo del serogrupo 29E.
An Pediatr, 78 (2013), pp. 68-69
[2]
B.J. Morley, M.J. Walport.
The complement system.
The complement facts book, pp. 7-22
[3]
Red Española de Inmunodeficiencias Primarias. España en cifras en julio de 2013 [consultado 11 Jul 2013). Disponible en: www.redip.org.es
[4]
Schejbel L, Fadnes D, Permin H, Lappegård KT, Garred P, Mollnes TE. Primary complement C5 deficiencies –molecular characterization and clinical review of two families. Immunobiology. 2013;218:1304-10.
[5]
L. Skattum, M. van Deuren, T. van der Poll, L. Truedsson.
Complement deficiency states and associated infections.
Mol Inmunol, 48 (2011), pp. 1643-1655
[6]
H.D. Pettigrew, S.S. Teuber, M.E. Gershwin.
Clinical significance of complement deficiencies.
Ann N Y Acad Sci, 1173 (2009), pp. 108-123
[7]
E.P. Owen, F. Leisegang, A. Whitelaw, J. Simpson, S. Baker, R. Würzner, et al.
Complement component C5 and C6 mutation screening indicated in meningococcal disease in South Africa.
S Afr Med J, 102 (2012), pp. 525-527
[8]
G.D. Overturf.
Indications for the immunological evaluation of patients with meningitis.
Clin Infect Dis, 36 (2003), pp. 189-194
[9]
S.J. Hackett, T.J. Flood.
Selective screening for complement deficiencies in patients with meningococcal disease.
Pediatr Infect Dis J, 23 (2004), pp. 87-88
[10]
Primary Immunodeficiency diseases, pp. 242-243
Copyright © 2013. Asociación Española de Pediatría
Idiomas
Anales de Pediatría

Suscríbase a la newsletter

Opciones de artículo
Herramientas
es en

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

es en
Política de cookies Cookies policy
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here.