Información de la revista
Vol. 82. Núm. 5.
Páginas e245-e246 (Mayo 2015)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 82. Núm. 5.
Páginas e245-e246 (Mayo 2015)
CARTA AL EDITOR
DOI: 10.1016/j.anpedi.2014.05.008
Acceso a texto completo
Hematuria asociada a enfermedad ataxia telangiectasia. Revisión de la literatura y propuesta de tratamiento de una hematuria de difícil manejo
Haematuria associated with ataxia telangiectasia disease: A literature review and a proposed treatment for a difficult to manage haematuria
Visitas
...
E. Perez-Etcheparea,
Autor para correspondencia
perezetchepare@gmail.com

Autor para correspondencia.
, H.A. Rodríguez Chitivab, V. García Nietob, M.I. Luis Yanesb, L. Antón Hernándeza
a Servicio de Cirugía Pediátrica, Hospital Universitario Nuestra Señora de Candelaria, Santa Cruz de Tenerife, España
b Servicio de Pediatría, Hospital Universitario Nuestra Señora de Candelaria, Santa Cruz de Tenerife, España
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (2)
Texto completo
Sr. Editor:

La enfermedad ataxia telangiectasia (AT) pertenece a los síndromes neurocutáneos raramente se asocia a hematuria secundaria a telangiectasias. Presentamos el caso de un paciente con AT asociada a hematuria macroscópica de difícil manejo.

Presentamos el caso de un varón de 15 años de edad con AT diagnosticada desde los 4 años de edad. Fue hospitalizado por hematuria macroscópica intermitente de 3 meses de evolución, con exacerbación en la última semana, provocándole episodios de anemia aguda que requirieron múltiples transfusiones de sangre.

La cistoscopia mostró abundantes telangiectasias en casi toda la mucosa vesical, exceptuando la uretra y el cuello vesical (fig. 1). Se trató con coagulación monopolar y lavados vesicales. Por persistencia de la hematuria macroscópica y necesidad de nuevas transfusiones sanguíneas, se realizó cirugía abierta. En esta se expuso el urotelio vesical, el cual estaba repleto de telangiectasias, a excepción del cuello vesical y de los uréteres. Se usó el láser de argón (Force Argon II Valley Lab®) sobre el urotelio vesical hasta conseguir una superficie uniformemente coagulada.

Figura 1.

Superficie vesical con múltiples telangiectasias.

(0,11MB).

La hematuria disminuyó gradualmente y desapareció al quinto día de la cirugía.

Luego de 45 días de postoperatorio (libres de hematuria), realizamos una nueva cistoscopia de control, donde confirmamos la ausencia de anomalías vasculares visibles (fig. 2).

Figura 2.

Cistoscopia de control luego de 45 días posteriores al uso del láser de argón.

(0,13MB).

Luego de 14 meses de seguimiento, no se observó un nuevo episodio de hematuria macroscópica ni microscópica.

La AT es una rara enfermedad de herencia autosómica recesiva.

Se observa compromiso de inmunidad celular, desarrollo de infecciones respiratorias graves1, neoplasias, compromiso muscular en extremidades, disartria, sialorrea, apraxia ocular y coreoatetosis.

Las telangiectasias se localizan más frecuentemente en la esclerótica, la piel de las orejas, las mejillas y los pliegues cutáneos. Su presencia a nivel de otras mucosas es rara2-4.

Las varices vesicales son raras causas de hematuria y están descritas asociadas a hipertensión portal, esquistosomiasis, embarazo, síndrome de Klippel Trénaunay, trombosis de la vena ilíaca y severas telangiectasias en la pared vesical en la cistoscopia5-7. Suzuky et al. presentaron el caso de un paciente con enfermedad de AT con severa hematuria macroscópica, asociada a episodios frecuentes de taponamiento vesical y anemia severa. Realizaron intentos de control de las hemorragias con selectivas embolizaciones repetidas, instilación de nitrato y diatermocoagulación de las lesiones, logrando resultados parciales, con episodios de obstrucción de la sonda vesical por coágulos. Finalmente, controlaron los episodios de obstrucción de la sonda mediante la realización de una cistotomía quirúrgica, aunque sin resolver la macrohematuria5.

El láser de argón proporciona una coagulación de radiofrecuencia de un generador electroquirúrgico, capaz de suministrar corriente monopolar a través del flujo de gas de argón ionizado8. Esto permite que el sangrado de los vasos menores de 3mm de diámetro pueda ser controlado sin el uso de pinzas hemostáticas9.

Ante la falta de resolución de la hematuria, y después de 2 intentos de coagulación monopolar endoscópica, se decidió utilizar láser de argón con cirugía abierta, aplicándolo sobre todo el urotelio afectado, lo que logró la resolución de la hematuria. En la revisión de la literatura, observamos el uso de láser de argón para diferentes procedimientos9,10, aunque no se utilizó sobre telangiectasias uroteliales sangrantes en ningún caso.

Aunque la resolución, probablemente temporal, de la hematuria no cambia el pronóstico para estos pacientes, sí vimos que mejoró su calidad de vida sustancialmente, así como la ansiedad familiar que cada nuevo episodio de hematuria provocaba.

En conclusión, la AT es una enfermedad grave, infrecuente en la edad pediátrica, caracterizada por telangiectasias que causan hemorragias, con síntomas dependiendo del órgano o sistema afectado. El compromiso vesical es raro. En nuestro paciente, la hematuria persistente fue resuelta con láser de argón en la superficie del urotelio vesical.

Aunque se necesita mayor tiempo de seguimiento, consideramos que esta alternativa es útil para hematurias de origen vesical, con importante repercusión clínica, y que son incontrolables por los medios habituales.

Bibliografía
[1]
J.M. Cohen, P. Cuckow, E.G. Davies.
Bladder wall telangiectasis causing life-threatening haematuria in ataxia-telangiectasia: A new observation.
Acta Paediatr, 97 (2008), pp. 667-669
[2]
H.H. Chun, R.A. Gatti.
Ataxia telangiectasia; an evolving phenotype.
DNA Repair (Amst), 3 (2004), pp. 1187-1196
[3]
A.M. Taylor, P.J. Byrd.
Molecular pathology of ataxia telangiectasia.
J Clin Pathol, 58 (2005), pp. 1009-1015
[4]
R. Kitagawa, M.B. Kastan.
The ATM dependent DNA damage signaling pathway.
Cold Spring Harb Sympt Quant Biol, 70 (2005), pp. 99-109
[5]
K. Suzuki, K. Tsugawa, E. Oki, T. Morio, E. Ito, H. Tanaka.
Vesical varices and telangiectasias in a patient with ataxia telangiectasia.
Pediatr Nephrol, 23 (2008), pp. 1005-1008
[6]
Y. Gaspar, O. Detry, J. de Leval.
Vesical varices in a patient with portal hypertension.
N Engl J Med, 345 (2001), pp. 1503-1504
[7]
A. Bruet, A. Fingerhut, Y. Lopez, A. Bergue, P. Taugourdeau, C. Mathe, et al.
Ileal varices revealed by recurrent hematuria in a patient with portal hypertension and Mekong schistosomiasis.
Am J Gastroenterol, 78 (1983), pp. 346-350
[8]
K. Matthews.
Argon beam coagulation: New directions in surgery.
AORN J, 56 (1992), pp. 885-889
[9]
R.R. Throndson, W.R. Walstad.
Use of the argon beam coagulator for control of postoperative hemorrhage in an anticoagulated patient.
J Oral Maxdofac Surg, 57 (1999), pp. 1367-1369
[10]
F. De Badiola, E. Ruiz, J. Puigdevall, P. Lobos, J. Moldes, M. Lopez Raffo, et al.
Sigmoid cystoplasty with argon beam without mucosa.
J Urol, 165 (2001), pp. 2253-2255
Copyright © 2014. Asociación Española de Pediatría
Idiomas
Anales de Pediatría

Suscríbase a la newsletter

Opciones de artículo
Herramientas
es en

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

es en
Política de cookies Cookies policy
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here.