Publique en esta revista
Información de la revista
Vol. 71. Núm. 5.
Páginas 478-479 (Noviembre 2009)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 71. Núm. 5.
Páginas 478-479 (Noviembre 2009)
Carta al Editor
DOI: 10.1016/j.anpedi.2009.07.017
Acceso a texto completo
Intoxicación domiciliaria por organofosforados
Domestic poisoning due to organophosphates
Visitas
24239
S. Fernández de Miguel??
Autor para correspondencia
sira007@hotmail.com

Autor para correspondencia.
, O. Serrano Ayestarán, F. Fernández Carrión, P. Gómez de Quero, J.M. Sánchez Granados
Servicio de Urgencias y Cuidados Intensivos Pediátricos, Hospital Clínico Universitario de Salamanca, Salamanca, España
Este artículo ha recibido
24239
Visitas
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Tablas (1)
Tabla 1. Manifestaciones clínicas de la intoxicación aguda por insecticidas organofosforados
Texto completo
Sr. Editor:

Los organofosforados (OF) constituyen una familia de productos químicos que pueden causar cuadros de intoxicación grave. La mayoría de las intoxicaciones corresponden a su uso agrícola, como plaguicidas. Se presentan 6 casos de intoxicación, todos con diazinón 60% (Cruz Verde®), de fácil adquisición como insecticida para uso domiciliario.

Los casos 1 y 2 corresponden a 2 hermanos (2 y 7 años) y el caso 3 a una niña de 8 años, que se intoxicaron tras lavado de cabeza con diazinón 60% por pediculosis. El caso 4 es una niña que se intoxicó jugando en el jardín tras rociar las plantas. Los casos 5 y 6 son 2 hermanas de 9 y 11 años que introdujeron la cabeza en un cubo con dilución de diazinón 60% preparado para las plantas. En todos los casos la dilución del producto fue mayor de la recomendada en el prospecto.

Todos los pacientes presentaron síntomas muscarínicos, con un intervalo entre 5min–2h tras el contacto. Los más frecuentes fueron vómitos (en el 100% de los casos), miosis (83%), hipersecreción bronquial (66%), dolor abdominal (66%), sudoración (50%) y bradicardia (16,6%).

Cinco de los 6 casos (83%) presentaron síntomas nicotínicos: fasciculaciones (50%), aumento de frecuencia cardíaca e HTA (50%) y debilidad muscular (33%).

Cinco pacientes (83% del total) presentaron alteración de consciencia, y el 50% llegó al coma. Ningún paciente presentó crisis.

Todos precisaron ingreso en UCIP. Se aseguró vía aérea, respiración (el 50% precisó intubación por descenso del nivel de consciencia) y control de arritmias. Se procedió a lavados repetidos y corte de cabello para evitar mayor absorción. Los síntomas muscarínicos se trataron con atropina (en todos los pacientes). El 66% recibió dosis repetidas (0,03–0,05mg/kg) y en un 33% se añadió perfusión continua (0,02–0,04mg/kg). Los síntomas nicotínicos (5 pacientes) se trataron con pralidoxima (una única dosis entre 15–20mg/kg). La evolución en todos los casos fue favorable; los pacientes intubados precisaron ventilación mecánica menos de 12h. Ningún paciente presentó sintomatología en fase intermedia ni tardía. La estancia media en UCIP fue de 54h.

Los OF inhiben la enzima acetilcolinesterasa produciendo un exceso de acetilcolina que conlleva sobrestimulación colinérgica. La vía de entrada puede ser digestiva, cutaneomucosa, respiratoria o parenteral. El tiempo desde la exposición hasta la aparición de los síntomas varía entre 5min y 12–24h, dependiendo del tipo de OF, la cantidad y la vía de entrada1. Las manifestaciones clínicas se dividen en colinérgicas (síntomas muscarínicos, nicotínicos y del SNC), síndrome intermedio y neuropatía retardada por OF2 (tabla 1). En niños son más frecuentes depresión del SNC, hipotonía, convulsiones y disnea3.

Tabla 1.

Manifestaciones clínicas de la intoxicación aguda por insecticidas organofosforados

Muscarínicas  Hipersecreción bronquial, disnea, bradicardia, hipotensión vómitos, diarrea, dolor abdominal, diaforesis, sialorrea, miosis, visión borrosa 
Nicotínicas  Midriasis, hipertensión, taquicardia, fasciculaciones 
Sistema nervioso central  Ansiedad, temblor, cefalea, depresión del nivel de consciencia, coma, hiporreflexia, depresión respiratoria, convulsiones 
Síndrome intermedio (inicio tras 2–4 días)  Parálisis de la musculatura proximal de miembros y flexores del cuello 
Neuropatía retardada (inicio tras 2–4 semanas)  Polineuropatía sensitivomotora, aguda y bilateral 

La prueba ideal para confirmar el diagnóstico es la actividad de la butilcolinesterasa en plasma4, no disponible en muchos centros (como nuestro caso). El diagnóstico se apoya en la historia de exposición al tóxico, las manifestaciones clínicas concordantes y la mejoría de los síntomas tras administración de atropina2,4.

El tratamiento inicial comprende tratamiento de vía aérea y respiración (aspiración de secreciones o vómito, oxigenoterapia, intubación endotraqueal, si precisa), monitorización y control de arritmias5. Es importante la protección del personal que atiende al paciente (guantes, batas, gafas)2,6. El tratamiento específico, tan pronto como se estabilice, comprende atropinización y oximas. La atropina es eficaz frente a síntomas muscarínicos. Las dosis en niños oscilan entre 0,02–0,1mg/kg i.v., cada 5–10min hasta atropinización (corrección de la hipotensión, bradicardia y ascultación)5. Una vez estable, se recomienda perfusión e ir ajustando la dosis según síntomas o efectos secundarios (agitación, retención urinaria, etc.)5,7. Los síntomas nicotínicos se tratan con oximas (pralidoxima, obidoxima). Existe controversia sobre su utilidad, ya que no se han encontrado suficientes pruebas sobre su beneficio8. La Organización Mundial de la Salud sí recomienda su uso (30mg/kg en bolo i.v., seguido de 8mg/kg/h en infusión). Un estudio posterior a la revisión de la Cochrane defiende que dosis mayores podrían reducir la morbimortalidad9. En intoxicación cutaneomucosa se realizará lavado con abundante agua y jabón; en casos de ingesta no existe suficiente evidencia para recomendar lavado gástrico (si se realiza, será tras estabilización e inicio de tratamiento específico)4,10. Los síntomas de agitación se pueden tratar con benzodiacepinas (también las crisis)5. Se han ensayado otros tratamientos sin demostrar su beneficio (sulfato de magnesio, alcalinización, clonidina, hemofiltración)4. Las complicaciones más frecuentes son fallo respiratorio, complicaciones neurológicas y arritmias. La mortalidad en pacientes ingresados varía entre el 2 y el 40% y depende de diversos factores, entre los que destacan el tipo de OF y la vía de intoxicación5,11. Concluimos que es importante conocer los síntomas de la intoxicación por OF para poder iniciar precozmente el tratamiento. Destacamos que la intoxicación en estos 6 pacientes se produjo durante los años 2007 y 2008 y en todos los casos el producto causante fue el mismo (diazinón 60%, de Cruz Verde®), disponible en muchos comercios.

Bibliografía
[1]
L. Karalliedde, N. Senanayake.
Organophosphorus-insecticide poisoning.
Br J Anaesth, 63 (1989), pp. 736-750
[2]
Martín Rubí JC, Yélamos Rodríguez F, Láynez Bretones F, Córdoba Escámez J. Intoxicaciones por organofosforados. En: Gil Cebrián J, Díaz-Alersi Rosety R, Jesús Coma Ma, Gil Bello D, editores. Principios de Urgencias, Emergencias y Cuidados Críticos. 1a ed. electrónica. Disponible en: www.uninet.edu
[3]
S. Sofer, A. Tal, E. Shahak.
Carbamate and organophosphate poisoning in early childhood.
Pediatr Emerg Care, 5 (1989), pp. 222-225
[4]
M. Eddleston, N.A. Buckley, P. Eyer, A.H. Dawson.
Management of acute organophosphorus pesticide poisoning.
[5]
M. Eddleston, A. Dawson, L. Karalliedde, W. Dissanayake, A. Hittarage, S. Azher, et al.
Early management after self-poisoning with an organophosphorus or carbamate pesticide-a treatment protocol for junior doctors.
Crit Care, 8 (2004), pp. R391-R397
[6]
M. Little, L. Murray.
Consensus statement: Risk of nosocomial organophosphate poisoning in emergency departments.
Emerg Med Australas, 16 (2004), pp. 456-458
[7]
P.M. Perera, S. Shahmy, I. Gawarammana, A.H. Dawson.
Comparison of two commonly practiced atropinization regimens in acute organophosphorus and carbamate poisoning, doubling doses vs ad hoc: A prospective observational study.
Hum Exp Toxicol, 27 (2008), pp. 513-518
[8]
Buckley NA, Eddleston M, Szinicz L. Oximes for acute organophosphate pesticide poisoning. Cochrane Database Syst Rev. 2005. Art. N.o: CD005085. doi:10.1002/14651858.CD005085.
[9]
K.S. Pawar, R.R. Bhoite, C.P. Pillay, S.C. Chavan, D.S. Malshikare, S.G. Garad.
Continuous pralidoxime infusion versus repeated bolus injection to treat organophosphorus pesticide poisoning: A randomised controlled trial.
Lancet, 368 (2006), pp. 2136-2141
[10]
Y. Li, M.L. Tse, I. Gawarammana, N. Buckley, M. Eddleston.
Systematic review of controlled clinical trials of gastric lavage in acute organophosphorus pesticide poisoning.
Clin Toxicol (Phila), 47 (2009), pp. 179-192
[11]
M. Eddleston, P. Eyer, F. Worek, F. Mohamed, L. Senarathna, L. Von Meyer, et al.
Differences between organophosphorus insecticides in human self-poisoning: A prospective cohort study.
Lancet, 366 (2005), pp. 1452-1459
Copyright © 2009. Asociación Española de Pediatría
Idiomas
Anales de Pediatría

Suscríbase a la newsletter

Opciones de artículo
Herramientas
es en

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

es en
Política de cookies Cookies policy
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here.