Información de la revista
Vol. 83. Núm. 5.
Páginas 362-363 (Noviembre 2015)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 83. Núm. 5.
Páginas 362-363 (Noviembre 2015)
Carta al Editor
DOI: 10.1016/j.anpedi.2015.08.007
Acceso a texto completo
Más ventilación mecánica no invasiva en lactantes con bronquiolitis pero los mismos resultados
More non-invasive mechanical ventilation in infants with bronchiolitis, but with the same results
Visitas
...
L. Moral Gil
Autor para correspondencia
lmoralg@gmail.com

Autor para correspondencia.
, J. González de Dios
Servicio de Pediatría, Hospital General Universitario de Alicante, Alicante, España
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Texto completo
Sra. Editora:

Hemos leído el reciente artículo del Dr. Toledo del Castillo et al. y, aun apreciando el interés del trabajo, discrepamos de la interpretación que los autores hacen de sus resultados que les hace llegar a conclusiones que no compartimos1.

Los autores observan un mayor uso de la ventilación mecánica no invasiva (VNI) durante los últimos años, y añaden una serie de afirmaciones que no parecen sustentarse en los datos aportados. Así, en la sección de resultados se dice que «el número de pacientes que requirió ventilación mecánica invasiva (VMI) fue menor en el segundo periodo» y que «el aumento de la VNI se acompañó de un descenso de la necesidad de VMI» y en consecuencia, «estos datos indican que la utilización de la VNI disminuye la necesidad de la VMI y la duración del ingreso». Si observamos los datos de la tabla 1, es fácil comprobar que el número de pacientes que requirió VMI y el número de fallecidos en los 2 periodos fue casi idéntico. Si asumimos que la población atendida y que la incidencia anual media de bronquiolitis en los 2 periodos fue semejante, es fácil concluir que la necesidad de la VMI y la mortalidad no cambió en los 2 periodos a pesar de que el número de pacientes que ingresó en la UCIP para tratamiento solo con la VNI pasó de 34 a 103 pacientes, esto es, se triplicó. Los autores concluyen que «la mayor utilización de la VNI se ha asociado en nuestra experiencia a una disminución de la necesidad de la VMI y de la duración del ingreso en la UCIP». Sin embargo, desde nuestro punto de vista, la conclusión que se puede extraer del trabajo es que en los últimos años se ha triplicado el número de pacientes con bronquiolitis que ingresan en la UCIP para la VNI, sin que ello haya redundado en una menor necesidad de la VMI ni en un descenso de la mortalidad.

Con los datos aportados por los autores, no es posible saber si el mayor número de pacientes sometidos a la VNI en la UCIP se debe a una mayor gravedad de los casos de bronquiolitis en el último periodo o a un menor umbral clínico para indicar ese tratamiento, aunque esta segunda opción parece la más probable, lo que también justificaría el comentario de los autores de que «el porcentaje de fracaso de la VNI en nuestro estudio fue menor que el descrito en otros estudios». El ingreso de un mayor número de pacientes menos graves sería la causa de la menor duración del ingreso en el segundo periodo, como reconocen los propios autores, aunque la ocupación hospitalaria en la UCIP por bronquiolitis debió ser claramente mayor en el segundo periodo (133 pacientes por 6 días) que en el primero (63 pacientes por 9 días).

En resumen, los autores han observado un mayor empleo de la VNI en la bronquiolitis en los últimos años. Aunque el empleo precoz de la VNI podría mejorar la evolución en pacientes graves con bronquiolitis, no podemos ignorar que, a día de hoy, no se conoce el beneficio real de esta intervención2. Dado que los autores no han observado un descenso simultáneo de la VMI ni de la mortalidad, cabría preguntarse cuáles son las causas de que se triplique el número de casos ingresados en la UCIP para la VNI, cuales son los costes asociados a este cambio y qué beneficios se han obtenido con ello. Los estudios observacionales, como apuntan los autores, pueden contener sesgos o errores de interpretación que dificulten, más que ayuden, a conocer el verdadero papel de la VNI en la bronquiolitis.

Bibliografía
[1]
B. Toledo del Castillo, C. Fernández Lafever, C. López Sanguos, L. Díaz-Chirón Sánchez, M. Sánchez da Silva, J. López-Herce Cid.
Evolución de la ventilación mecánica no invasiva en la bronquiolitis.
An Pediatr (Barc), 83 (2015), pp. 117-122
[2]
K.R. Jat, J.L. Mathew.
Continuous positive airway pressure (CPAP) for acute bronchiolitis in children.
Cochrane Database of Systematic Reviews, (2015),
Copyright © 2015. Asociación Española de Pediatría
Idiomas
Anales de Pediatría

Suscríbase a la newsletter

Opciones de artículo
Herramientas
es en

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

es en
Política de cookies Cookies policy
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here.