Información de la revista
Vol. 73. Núm. 1.
Páginas 64-65 (Julio 2010)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 73. Núm. 1.
Páginas 64-65 (Julio 2010)
CARTA AL EDITOR
DOI: 10.1016/j.anpedi.2010.04.004
Acceso a texto completo
Morfea congénita
Congenital Morphea
Visitas
...
C. Suárez Castañóna,
Autor para correspondencia
crisucamed@gmail.com

Autor para correspondencia.
, J. Martínez Blancob, E. Rodríguez Díazc
a Servicio de Pediatría, Hospital de Cabueñes, Gijón, Asturias, España
b Centro de Salud El Coto, Gijón, Asturias, España
c Servicio de Dermatología, Hospital de Cabueñes, Gijón, Asturias, España
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (2)
Texto completo
Sr. Editor:

La morfea o esclerodermia cutánea localizada es una entidad de causa desconocida1–3, que aparece raramente en la edad pediátrica3,4. Esta forma de esclerodermia es más frecuente que la cutánea generalizada y que la sistémica en el niño5. El pico de mayor incidencia tiene lugar entre los 20–40 años, aunque hasta un 15% comienza antes de los 10 años1,2. Las formas congénitas ya están presentes al nacimiento, pero su diagnóstico suele retrasarse varios años, como reflejan los casos publicados hasta el momento, que han sido diagnosticados en niños mayores o en adultos jóvenes4.

Se presenta el caso de una niña en la que, desde la primera exploración tras el nacimiento, se observaba una lesión macular en la parte izquierda del abdomen. En su primera revisión rutinaria en el centro de salud a los 15 días de vida la lesión adquiría una coloración parduzca y su tamaño era de unos 6×2cm. No presentaba antecedentes de enfermedades cutáneas similares en la familia, ni de enfermedades reumáticas o inmunológicas. El embarazo y el parto habían sido de curso normal, sin antecedentes de ingesta de fármacos, enfermedades durante la gestación o traumatismos durante el parto. No presentó en ningún momento otros síntomas asociados.

Se mantuvo en observación y en posteriores revisiones la lesión persistía, creciendo a la par o algo superior a la velocidad de crecimiento de la superficie corporal. A los 4 meses se objetivaba una lesión de 10×6cm, de contorno oval, aspecto algo pigmentado y telangiectásico, ligeramente deprimida respecto a la piel normal circundante e impellizcable al tacto, sospechándose una morfea congénita (fig. 1), por lo que se deriva a la consulta de dermatología.

Figura 1.

Aspecto de la lesión a los 6 meses de vida, donde se observa una placa oval de coloración violácea con telangiectasias en la parte central localizada en el hemiabdomen izquierdo.

(0,1MB).

Se inició tratamiento con metilprednisolona aceponato en oclusión plástica una vez al día durante un mes, asociada a calcipotriol 2 veces al día, hasta completar 6 meses. A los 18 meses de edad (fig. 2), la lesión era de unos 6,5×3cm y la pigmentación se iba atenuando progresivamente, persistiendo cierta atrofia y esclerosis cutánea. No se han desarrollado complicaciones sistémicas.

Figura 2.

Aspecto de la lesión a los 18 meses de edad, donde se observa la atenuación de la lesión localizada en el hemiabdomen izquierdo tras finalizar el tratamiento.

(0,11MB).

La morfea congénita se presenta ya al nacimiento, por lo que es frecuente que las lesiones que se manifiestan a la inspección sean confundidas con otras propias del período neonatal. Su diagnóstico es fundamentalmente clínico5, suele presentarse como zonas eritematosas que se tornan amarillas o blancas con un halo violáceo; posteriormente evolucionan a zonas de atrofia y en ocasiones, se atenúan, se fibrosan y pueden dejar marcas residuales de hipo o hiperpigmentación3. En la mayor parte de los casos la realización de un estudio histológico no es necesario, en especial en aquellos pacientes en los que el diagnóstico tiene lugar en la edad pediátrica3,5. Si en caso de duda clínica, se realizase una biopsia cutánea, los hallazgos histológicos consistirían en un importante engrosamiento de los haces de colágeno de la dermis. Las pruebas complementarias no suelen estar alteradas, salvo en algunos casos donde se pueden encontrar reactantes de fase aguda o autoanticuerpos elevados3, sin que esto implique un cambio en el pronóstico, por lo que tampoco sería imprescindible su realización para el diagnóstico. Debemos tener en cuenta en el diagnóstico diferencial otras entidades como el «stiff skin síndrome», nevus congénito gigante, manchas café con leche o la mastocitosis1,4.

El tratamiento va a variar en función del subtipo, de la localización y de la extensión de las lesiones. En las formas localizadas y leves se puede optar por un tratamiento conservador sin fármacos o empleando corticoides tópicos (con o sin oclusión)3. En algunos casos es preciso emplear otros tratamientos, entre los cuales se encuentran: metotrexato, calcipotriol, corticoides sistémicos, calcitriol, UVA, terapia física, cirugía y apoyo psicológico3,6. La actividad de la lesión cutánea suele durar entre 3–5 años1,5. En el seguimiento de estos pacientes podemos observar con frecuencia lesiones residuales en forma de hipo o hiperpigmentación1–3.

Bibliografía
[1]
A. Joshi, N. Al-Mutairi, O. Nour-Eldin.
Congenital skin lesions presenting as morphea in a 4-year-old.
Pediatr Dermatol, 23 (2006), pp. 94-95
[2]
K. Lahiri, S.R. Sengupta.
Congenital morphea.
Ind J Dermatol, 41 (1996), pp. 104-105
[3]
E. Vierra, B.B. Cunningham.
Morphea and localized scleroderma in children.
Semin Cutan Med Surg, 18 (1999), pp. 210-225
[4]
F. Zulian, C. Vallongo, S.K.F. de Oliveira, M.G. Punaro, J. Ros, H. Mazur-Zielinska, et al.
Congenital localized scleroderma.
J Pediatr, 149 (2006), pp. 248-251
[5]
S. Christen-Zaech, M.D. Hakim, F.S. Afsar, A.S. Paler.
Pediatric morphea (localized scleroderma): review of 136 patients.
J Am Acad Dermatol, 59 (2008), pp. 385-396
[6]
R. Hardford, K.J. Smith, H. Skelton.
Development of histologic features of scleroderma in congenital lesions.
J Cutan Pathol, 29 (2002), pp. 249-254
Copyright © 2009. Asociación Española de Pediatría
Idiomas
Anales de Pediatría

Suscríbase a la newsletter

Opciones de artículo
Herramientas
es en

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

es en
Política de cookies Cookies policy
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here.