Publique en esta revista
Información de la revista
Vol. 80. Núm. 2.
Páginas e35-e36 (Febrero 2014)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 80. Núm. 2.
Páginas e35-e36 (Febrero 2014)
Carta al editor
DOI: 10.1016/j.anpedi.2013.04.025
Acceso a texto completo
Pilomatrixoma gigante: un tumor benigno con una presentación poco frecuente
Giant pilomatrixoma: A benign tumour with a rare presentation
Visitas
12671
B. de Unamuno??
Autor para correspondencia
blancaunamuno@yahoo.es

Autor para correspondencia.
, R. Ballester, P. Hernández, I. Febrer, V. Alegre
Servicio de Dermatología, Hospital General Universitario de Valencia, Valencia, España
Este artículo ha recibido
12671
Visitas
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (2)
Texto completo
Sr. Editor:

El pilomatrixoma o epitelioma calcificado de Malherbe es un tumor benigno derivado de las células de la matriz pilosa descrito en 18801. Es más frecuente en niños y adultos jóvenes, representando uno de los tumores cutáneos más frecuentes en la edad pediátrica. Clínicamente, se presenta como un nódulo solitario de consistencia dura, con un diámetro que varía entre 0,5 y 3cm. Ocasionalmente, puede ser una lesión de mayor tamaño, habiéndose descrito casos en la literatura de hasta 15cm2–4.

Presentamos el caso de una niña de siete años, sin antecedentes patológicos de interés, que consultó por presentar una lesión tumoral asintomática en el hombro derecho. En la exploración se objetivaba un nódulo subcutáneo de consistencia dura que clínicamente era compatible con un pilomatrixoma. Tres meses después, consultó de nuevo por rápido de crecimiento de la lesión. En la exploración física se evidenciaba una lesión tumoral de unos 4cm de diámetro, bien delimitada, de consistencia dura, no adherida a planos profundos y con una zona central ulcerada (fig. 1). El diagnóstico diferencial inicial incluyó un pilomatrixoma, un rabdomiosarcoma, un fibroblastoma de células gigantes o una fascitis nodular. Se extirpó la lesión y el estudio anatomopatológico reveló una tumoración sólida bien delimitada, formada por una zona periférica con células basaloides y una parte central con células eosinófilas (fig. 2). Las células basaloides no mostraban atipia citológica. En la zona central se evidenciaban células con citoplasma eosinófilo y pérdida del núcleo (células fantasmas). Entre ambos tipos celulares existían células transicionales. Con estos hallazgos clinicopatológicos, se estableció el diagnóstico de pilomatrixoma gigante.

Figura 1.

Lesión tumoral de gran tamaño, de consistencia dura y con una zona central ulcerada.

(0,2MB).
Figura 2.

A) Tumoración sólida bien delimitada, formada por una zona periférica con células basaloides y una parte central con células eosinófilas. B) Células con citoplasma eosinófilo y pérdida del núcleo (células fantasma) junto con células transicionales.

(0,68MB).

Ocasionalmente, los pilomatrixomas pueden aparecer como lesiones de presentación atípica, hecho que dificulta su diagnóstico clínico. Se han descrito variantes clínicas como el linfangiectásico, anetodérmico o aquellos que simulan otras lesiones tumorales, como carcinomas basocelulares o espinocelulares1. Así mismo, se ha descrito el pilomatrixoma gigante, donde se incluyen aquellas lesiones que se presentan con más de 3cm. En raras ocasiones presentan ulceración, denominándose pilomatrixomas perforantes5,6. Zulaica et al.7 describieron la eliminación transepidérmica, fenómeno biológico por el cual un cuerpo extraño o endógeno irritante es eliminado a través de la epidermis, causando ulceración. Lo et al.8 indicaron que la localización superficial de los pilomatrixomas podría ser uno de los factores causales de la eliminación transepidérmica.

Dada la diversidad clínica con la que pueden presentarse estos tumores, es necesario realizar en diagnóstico diferencial con otras lesiones benignas (como quistes epidérmicos, dermatofibromas, calcinosis cutis y fascitis nodular) e incluso con neoplasias malignas (como dermatofibrosarcoma protuberans, rabdomiosarcoma, fibroblastoma de células gigantes, metástasis, carcinoma basocelular y espinocelular), para lo cual será necesario realizar un estudio anatomopatológico de la lesión2. Desde el punto de vista histológico, el principal diagnóstico diferencial se plantea con el carcinoma pilomatricial y el pilomatrixoma proliferante. El carcinoma pilomatricial es una neoplasia anexial maligna poco frecuente, que se caracteriza por presentar un patrón infiltrativo, con células basaloides de mayor tamaño y con marcado pleomorfismo nuclear. El índice mitótico suele ser alto, sin embargo, el número de figuras mitóticas no permite diferenciar el pilomatrixoma del carcinoma pilomatricial2. Así mismo, debemos realizar el diagnóstico diferencial con el pilomatrixoma proliferante, descrito en 1997 por Kaddu et al. como una variante histopatológica del pilomatrixoma9. Se caracteriza por la presencia de mayor número de células basaloides, que muestran atipia nuclear y abundantes mitosis, y menor cantidad de células fantasma. Es controvertido si esta variante podría representar un precursor del carcinoma pilomatricial10.

En conclusión, los pilomatrixomas son neoplasias benignas epiteliales frecuentes en la infancia, que de forma ocasional pueden tener una presentación atípica. En pilomatrixomas gigantes y ulcerados como que el presentamos, se recomienda realizar la extirpación y un estudio histológico para descartar otras neoplasias malignas.

Bibliografía
[1]
C.G. Julian, P.W. Bowers.
A clinical review of 209 pilomatricomas.
J Am Acad Dermatol, 39 (1998), pp. 191-195
[2]
G.P. Lozzi, H.P. Soeyr, J. Fruehauf, C. Massone, H. Kerl, K. Peris.
Gigant pilomatricoma.
Am J Dermatopathol, 29 (2007), pp. 286-289
[3]
G. Avci, T. Akanm Akoz.
Simultaneous multiple pilomatrixomas.
Pediatric Dermatol, 23 (2006), pp. 157-162
[4]
S. Piel, N. Denisjuk, D. Schadendorf, J. Dissemond.
Giant pilomatricoma: A benign tumor in an uncommon presentation.
[5]
N. Alli, E. Güngör, F. Artüz.
Perforating pilomatricoma.
J Am Acad Dermatol, 35 (1996), pp. 116-118
[6]
T. Ohnishi, Y. Nakamura, S. Watanabe.
Perforanting pilomatricoma in a process of total elimination.
J Am Acad Dermatol, 49 (2003), pp. S146-S147
[7]
A. Zulaica, C. Peteiro, C. Quintas, M. Pereiro Jr., J. Toribio.
Perforating pilomatricoma.
J Cutan Pathol, 15 (1988), pp. 409-411
[8]
J.S. Lo, J. Guitart, W.F. Bergfeld, E.A. Benedetto, A.L. Mehle.
Perforating pilomatricoma: A case report.
Cutis, 44 (1989), pp. 130-132
[9]
S. Kaddu, H.P. Soyer, I.H. Wolf, H. Kerl.
Proliferating pilomatricoma.
J Cutan Pathol, 24 (1997), pp. 228-234
[10]
J.W. Byun, C.Y. Bang, B.H. Yang, H.J. Song, H.S. Lee, J.H. Shin, et al.
Proliferating pilomatricoma.
Am J Dermatopathol, 33 (2011), pp. 754-755
Copyright © 2012. Asociación Española de Pediatría
Idiomas
Anales de Pediatría

Suscríbase a la newsletter

Opciones de artículo
Herramientas
es en

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

es en
Política de cookies Cookies policy
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here.