Información de la revista
Vol. 77. Núm. 1.
Páginas 66-67 (Julio 2012)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 77. Núm. 1.
Páginas 66-67 (Julio 2012)
Carta al Editor
DOI: 10.1016/j.anpedi.2011.08.015
Acceso a texto completo
Urticaria recidivante y tiroiditis autoinmunitaria: influencia del tratamiento con tiroxina en la evolución de la urticaria
Recurrent urticaria and autoimmune thyroiditis: The influence of thyroxine treatment on the outcome of the urticaria
Visitas
...
C. Temboury Molinaa,??
Autor para correspondencia
carmentemboury@hotmail.com

Autor para correspondencia.
, Y. Alins Sahúna, I. Cerecedo Carballob
a Servicio de Pediatría, Hospital del Sureste, Madrid, España
b Servicio de Alergia, Hospital del Sureste, Madrid, España
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Texto completo
Sr. Editor:

La urticaria crónica se define por episodios recurrentes, casi diarios, de lesiones eritemato-habonosas, pruriginosas, evanescentes, de más de 6 semanas de duración. Si los episodios son menos frecuentes se denomina recidivante. El 40% de los casos presentan también angioedema, que constituye la única manifestación en el 10%1–4. La urticaria crónica (o recidivante) es una entidad muy poco frecuente en la infancia, mucho menos que en la edad adulta. Solamente en el 20% se identifica el factor desencadenante, habitualmente físico (frío, calor, presión…) y al 80% restante se les denomina ideopáticas5,6. Realmente de estas, el 35-50% son de origen autoinmunitario, como lo demuestra su asociación a otras enfermedades autoinmunitarias (diabetes tipo 1, tiroiditis, enfermedad celíaca) y la presencia de autoanticuerpos funcionales (tipo IgG1 e IgG3) dirigidos contra el receptor de alta afinidad para la IgE (Fc??RI) o contra la propia IgE del mastocito cutáneo o del basófilo, que se unen al receptor y liberan histamina. Aunque estos anticuerpos son capaces de activar directamente al mastocito, normalmente actúan a través de la vía clásica del complemento que libera C5a (anafilotoxina), potenciadora de su efecto, que provoca mayor liberación de histamina2–6. En el 12-45% de los pacientes con urticaria crónica se encuentran anticuerpos antitiroideos (con normo, hipo e hiperfunción tiroidea por orden de frecuencia). En ellos la evolución es más severa y prolongada (más de 5 años en el 52%)7–9. Algunos autores refieren mejoría de la urticaria cuando se trata con tiroxina a los pacientes con autoinmunidad tiroidea (incluso eutiroideos), aunque es controvertido4,5,7,8.

Se trata de un varón de 13 años con urticaria recidivante, sin antecedentes familiares de interés y con antecedentes personales de CIV intervenida, hernia inguinal, neumonía, bronquitis, rinoconjuntivitis estacional y migraña.

Debutó con urticaria generalizada en el curso de una infección respiratoria superior, que se trató con adrenalina, metilprednisolona, dexclorfeniramina y salbutamol. A pesar de ello empeoró en pocas horas asociando hipotonía, hipoventilación y pérdida de conocimiento. Tras repetir el tratamiento mejoró transitoriamente, volviendo a empeorar enseguida presentando eritrodermia generalizada, prurito intenso, hipotensión e hipoxemia, que precisó expansores y oxígeno. Permaneció ingresado 7 días, siendo valorado por los alergólogos que le diagnosticaron de alergia al látex, frutos secos, garbanzos y plátano y descartaron alergia medicamentosa. Fue controlado al alta en su consulta, tratado con exclusión de alérgenos y con antihistamínicos orales unos días. Al mes volvió a urgencias por urticaria. Dos meses después presentó otro episodio de urticaria generalizada y angioedema en los pies tras ingerir paracetamol por fiebre, pero al aplicarle compresas frías empeoraron bruscamente los habones, asociando hipotensión, por lo que volvió a ingresar. Trece días después, durante un tratamiento con amoxicilina por sinusitis y celulitis preseptal, tuvo otra urticaria que precisó nuevo ingreso hospitalario. Ante la sospecha de alergia a betalactámicos se sustituyó la amoxicilina por vancomicina, pero durante la infusión apareció urticaria generalizada, por lo que se acabó tratando con eritromicina. Posteriormente, se descartó alergia a estos medicamentos.

En la analítica tenía inmunoglobulinas normales salvo IgE de 342 mU/ml, C1 inhibidor, C3 y C4 normales, alfa 1 antitripsina normales. Las serologías de virus de las hepatitis A y B y los ANA fueron negativos. Perfil tiroideo: TSH 7,2 mU/ml, T4L 0,93ng/dl, ac. anti-TG 127, anti-TPO 4.440 U/ml. Se repitió: TSH 5,6, T4L 0,93, ac. anti-TG 221 y ac. anti-TPO 7.007. Se inició tratamiento con tiroxina 25 μg/día, que se subió a 37 y poco después a 50 μg. Tras 15 meses de tratamiento exclusivamente con tiroxina, no ha tenido nuevos episodios de urticaria, permanece asintomático, con exploración normal, sin bocio, ni habones y ha completado la pubertad con peso y talla normales. Última analítica tomando tiroxina 50 μg al día: TSH 4,5 mU/ml, T4L 1,1ng/dl,anticuerpos anti-TG 77 y anti-TPO 7.090 U/ml.

Este caso nos parece interesante por lo infrecuente que es la urticaria crónica (o recidivante) en niños, por el curso clínico grave del paciente en el que se asociaba tiroiditis autoinmunitaria e hipertirotropinemia y que tras más de un año de tratamiento solo con tiroxina no presentó nuevos episodios de urticaria.

Aunque no todos los autores observan estos resultados2,7,8, se especula que las personas con tiroiditis autoinmunitaria tienen autoanticuerpos dirigidos contra las proteínas de su tiroides (anti-TPO, anti-TG), que producen inflamación y liberan citocinas, estas se ligan a C4, activan el complemento y estimulan la liberación de histamina por mastocitos y basófilos4. Los anticuerpos antitiroideos y los del receptor de alta afinidad para la IgE activan de forma sinérgica el complemento, aumentando la liberación de histamina por el mastocito y, en consecuencia, la urticaria. Al suprimir la glándula, disminuyen los inmunocomplejos, los antígenos y el complemento, reduciéndose la liberación de histamina.

Bibliografía
[1]
M. Kozel, R.A. Sabroe.
Chron c urticaria.
Drugs, 64 (2004), pp. 2515-2536
[2]
S.J. Deacock.
An approach to the patient with urticaria.
Clin Exper Inmunol, 15 (2008), pp. 3-161
[3]
A.P. Kaplan.
Clinical practice. Chronic urticaria and angioedema.
N Engl J Med, 346 (2002), pp. 175-179
[4]
U. Najib, J. Sheikh.
The spectrum of chronic urticaria.
Allergy Asthma Proc, 30 (2009), pp. 1-10
[5]
M. Boguniewicz.
Chronic urticaria in children.
Allergy Asthma Proc, 26 (2005), pp. 13-17
[6]
E. Bayley, M. Shaker.
An update on childhood urticaria and angioedema.
Curr Opin Pediatr, 20 (2008), pp. 425-430
[7]
D. Zauli, A. Grassi, G. Ballardini, S. Contestabili, S. Zucchini, S.B. Bianchi.
Thyro d Autoimmunity in Chronic Idiopathic Urticaria.
Am J Clin Dermatol, 3 (2002), pp. 525-528
[8]
S.C. Dreskin, K.Y. Andrews.
The thyroid and urticaria.
Curr Opin Allergy Clin Immunol, 5 (2005), pp. 408-412
[9]
R. Asero, A. Orsatti, A. Tedeschi, M. Lorini.
Autoi mune crhonic urticaria associated with tipe 1 diabetes and Graves?? Disease.
J Allergy Clin Immunol, 115 (2005), pp. 1088-1089
Copyright © 2011. Asociación Española de Pediatría
Idiomas
Anales de Pediatría

Suscríbase a la newsletter

Opciones de artículo
Herramientas
es en

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?