Publique en esta revista
Información de la revista
Vol. 69. Núm. 4.
Páginas 355-357 (Octubre 2008)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Visitas
14365
Vol. 69. Núm. 4.
Páginas 355-357 (Octubre 2008)
ORIGINALES BREVES
DOI: 10.1157/13126561
Acceso a texto completo
Displasia renal multiquística en un segmento de un riñón “en herradura”: una asociación de malformaciones poco usual
Multicystic kidney disease in a segment of horseshoe kidney: an uncommon combination of malformations
Visitas
14365
T. Alarcón Alacioa, M.I. Luis Yanesb, S. Roperb, V. García Nietob,
Autor para correspondencia
vgarcianieto@gmail.com

Dr. V. García Nieto. Unidad de Nefrología Pediátrica. Hospital Nuestra Señora de la Candelaria. Crta. del Rosario, s/n. 38010 Santa Cruz de Tenerife. España.
a Servicio de Pediatría. Hospital Universitario de Fuenlabrada. Madrid. España
b Unidad de Nefrología Pediátrica. Hospital Nuestra Señora de la Candelaria. Santa Cruz de Tenerife. España
Este artículo ha recibido
14365
Visitas
Información del artículo
Resumen
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (2)

La displasia renal multiquística es la variedad más frecuente de enfermedad quística renal y una de las causas más comunes de masa abdominal en recién nacidos y lactantes. Las anomalías contralaterales que se asocian con más frecuencia son la estenosis de la unión pieloureteral y el reflujo vesicoureteral. En muy pocos casos, la displasia renal multiquística está presente en uno de los segmentos de un riñón “en herradura” o en uno de los polos, en el caso de un doble sistema. Presentamos el caso de una paciente portadora de esta asociación de malformaciones diagnosticada a los 9 años de edad al ser estudiada por tener dolor abdominal recurrente. La función renal fue normal.

Palabras clave:
Displasia renal multiquística
Riñón “en herradura”
Dolor abdominal

Multicystic dysplasia is the most common type of renal cystic disease, and it is one of the most common causes of an abdominal mass in infants. The contralateral system is also frequently abnormal. The most commonly associated anomalies are contralateral ureteropelvic junction obstruction and contralateral vesicoureteral reflux. In a few cases, multicystic dysplasia involves a horseshoe kidney or one pole of a duplex kidney. We present a female patient diagnosed with this condition at 9 years old, when she was being studied due to recurrent abdominal pain. The renal function was normal.

Key words:
Multicystic dysplastic kidney
Horseshoe kidney
Abdominal pain
Texto completo
INTRODUCCIÓN

La displasia renal multiquística es una anomalía relativamente frecuente en el recién nacido, con una incidencia estimada de un caso por cada 4.300 recién nacidos vivos1–3. En la bibliografía médica se ha descrito que entre el 10 y el 75 % de los pacientes con displasia renal multiquística presenta malformaciones asociadas1,4,5, fundamentalmente urológicas, aunque también pueden observarse en otras localizaciones6. Entre las malformaciones más frecuentes se encuentran el reflujo vesicoureteral y la estenosis pieloureteral. La asociación de riñón “en herradura” con displasia renal unilateral es un hecho peculiar comunicado en muy escasas ocasiones2,7–19. Presentamos el primer caso nacional de un niño afectado de esta extraña asociación.

CASO CLÍNICO

Niña de 9 años de edad, sin antecedentes personales ni familiares de interés, remitida por su pediatra tras hallar en una ecografía abdominal realizada por presentar dolor abdominal recurrente, un riñón derecho atrófico con quistes. La paciente no había tenido infecciones urinarias ni episodios de hematuria, pero estaba siendo estudiada por dolor abdominal de 2 años de evolución y había sido ingresada en dos ocasiones por empeoramiento de los síntomas y vómitos. El dolor era periumbilical, no irradiado y la duración de los episodios era de aproximadamente 48h. La exploración física era normal. Se realizaron hemograma y bioquímica básica con perfil renal, que fueron normales. El único hallazgo relevante fue la presencia de cristales de oxalato cálcico en un sedimento urinario realizado durante un episodio de dolor abdominal, aunque no se objetivaron litiasis ni historia de expulsión de cálculos. El estudio metabólico referido a las anomalías metabólicas causantes de litiasis fue normal, aunque en el último estudio, la citraturia se situó en el límite bajo de lo normal (cociente citrato/creatinina: 419,7mg/g). En la ecografía (fig. 1) se obsevaba una fusión de los polos inferiores renales, así como la presencia de quistes en el hemirriñón derecho. En la gammagrafía renal realizada con ácido 99m-dimercaptosuccínico (DMSA) se produjo una captación del radiotrazador exclusivamente en el riñón izquierdo, unido por su polo inferior al riñón derecho, que presentaba una anulación funcional (fig. 2). Se realizó una cistografía, que no evidenció reflujo vesicoureteral. En el renograma con estímulo diurético con furosemida no se observó un patrón obstructivo.

Figura 1.

Imagen ecográfica de un riñón con displasia renal multiquística en el seno de un riñón “en herradura”.

(0,05MB).
Figura 2.

Estudio gammagráfico (DMSA) en el que se observa una captación del trazador casi exclusivamente en el riñón izquierdo, unido por su polo inferior al riñón derecho, en el que existe una displasia multiquística, que se corresponde con la imagen ecográfica de la figura 1.

(0,04MB).

La paciente evolucionó favorablemente y, en los controles ecográficos periódicos, tuvo una involución progresiva del riñón derecho, junto con un crecimiento compensador del contralateral. En la última revisión, la función renal ha sido rigurosamente normal (función glomerular renal [FGR]: 125,7ml/min/1,73m2; osmolalidad urinaria máxima: 954mOsm/kg; cociente microalbúmina/creatinina en la primera orina del día: 0,68μg/μmol).

DISCUSIÓN

La displasia renal multiquística es una anomalía del desarrollo en la que el parénquima renal es sustituido por tejido no funcionante, habitualmente en forma de quistes no comunicados entre sí1. Con cierta frecuencia se asocia con atresia ureteral ipsilateral o con obstrucción distal grave4,5, que se produce en etapas tempranas del desarrollo embrionario. Es un trastorno progresivo y “cambiante”, ya que los quistes, tras alcanzar un tamaño máximo, involucionan ya desde el período fetal. Dicha involución se presenta de forma espontánea hasta en un 50% de los casos1, por lo que, en general, el pronóstico es excelente. El seguimiento ecográfico conservador suele ser suficiente, en la mayoría de los casos, si la apariencia ecográfica es típica6. Sin embargo, el pronóstico siempre viene determinado por la integridad del parénquima contralateral, por lo que en estos pacientes es fundamental realizar el diagnóstico de las anomalías nefrourológicas acompañantes. Las más frecuentemente encontradas, en la bibliografía consultada, son el reflujo vesicoureteral, la estenosis pieloureteral, el megauréter obstructivo, el doble sistema y la mala rotación renal6. En el caso de nuestra paciente, se trata de una displasia renal unilateral derecha, con parénquima renal normofuncionante en el lado contralateral, como se observó tras la realización del DMSA (fig. 1). Su peculiaridad es la de encontrarse ambos lados unidos por los polos inferiores, en forma de riñón “en herradura”. Ésta es la anomalía renal “por fusión” más habitual, se encuentra en un caso por cada 400 recién nacidos vivos y es más frecuente en varones. En el 95 % de los casos los riñones se encuentran unidos por los polos inferiores y sólo en el 5 % por los superiores. Suelen ser pacientes asintomáticos, aunque en ocasiones pueden presentar complicaciones como uropatía obstructiva, litiasis o infección del tracto urinario20. En nuestro caso, la clínica de dolor abdominal crónico, e incluso la edad, son similares a los del paciente comunicado por Sripathi17. Los episodios de dolor, quizá, pudieran corresponder a episodios relacionados con la formación de microcálculos, aunque no se pudiera demostrar la presencia de cálculos macroscópicos ni anomalías metabólicas urinarias causantes de litiasis. Habitualmente, el riñón “en herradura” se asocia con mala rotación renal y alteración en la orientación de las vías urinarias, pero el hallazgo de displasia renal en uno de sus componentes es prácticamente anecdótico (figs. 1 y 2). Sólo se han comunicado alrededor de una veintena de casos con esta peculiar asociación2,7–19. Dos de ellos se tratan, en realidad, de abortos en el seno de un síndrome polimalformativo18,19. El diagnóstico del riñón “en herradura” se basa en las pruebas de imagen que ponen de manifiesto la rectificación axial, la posición piélica anómala y, muy típicamente, la presencia de los cálices del grupo inferior que se dirigen a la línea media y se colocan mediales a los uréteres. La gammagrafía renal (DMSA) informará acerca de la normofunción o no del parénquima y la tomografía computarizada o la resonancia magnética pueden ser necesarias en casos de sospecha de malignidad, ya que se ha descrito la asociación con tumores (tumor de Wilms en la edad pediátrica y adenocarcionoma en el adulto). El pronóstico de los pacientes con riñón “en herradura” es excelente, y la inmensa mayoría permanecen asintomáticos20-22. El control de los niños con la asociación que comentamos debe ser como el de los portadores de un riñón único. Es decir, evitar tanto el sobrepeso como una dieta rica en proteínas y cuantificar, con una frecuencia anual, la eliminación urinaria de microalbúmina en la primera orina del día como método de cribado de hiperfiltración.

BIBLIOGRAFÍA
[1.]
M. Mentrer, J. Mahan, S. Koff.
Multicystic dysplastic kidney. Literature review.
Pediatr Nephrol, 8 (1994), pp. 113-115
[2.]
J.G. Borer, K.I. Glassberg, E.G. Kassner, D.A. Schulsinger, U.M. Mooppan.
Unilateral multicystic dysplasia in one component of a horseshoe kidney: Case reports and review of the literature.
J Urol, 152 (1994), pp. 1568-1571
[3.]
T. Srivastava, R.E. Garola, S. Hellerstein.
Autosomal dominant inheritance of multicystic dysplastic kidney.
Pediatr Nephrol, 13 (1999), pp. 481-483
[4.]
M.J. Ruiz López, F. Ramírez Garrido, M. Nogueras Ocaña, A. Muñoz Hoyos.
Estudio clínico-radiológico del riñón multiquístico.
Pediatrika, 21 (2001), pp. 36-39
[5.]
A. Jankauskiene, H. Dodat, M. Deiber, D. Rosenberg, P. Cochat.
Multicystic dysplastic kidney associated with Waaldenburg syndrome type 1.
Pediatr Nephrol, 11 (1997), pp. 744-745
[6.]
N. Molini, V. García Nieto.
Displasia renal multiquística en la infancia. Trastornos asociados.
Canar Ped, 26 (2001), pp. 1-7
[7.]
L.F. Greene, W. Feinzaig, D.C. Dahlin.
Multicystic dysplasia of the kidney: With special reference to the contralateral kidney.
J Urol, 105 (1971), pp. 482-487
[8.]
A.P. Corica, H.E. Marden Jr.
Horseshoe kidney with unilateral renal dysplasia.
Urology, 4 (1974), pp. 443-445
[9.]
R. Towbin, L. Martin.
Multilocular cystic dysplasia of half of a horseshoe kidney.
J Pediatr Surg, 9 (1974), pp. 421
[10.]
M.E. Novak, N.H. Baum, E.T. Gonzales.
Hoseshoe kidney with multicystic dysplasia associated with ureterocele.
Urology, 10 (1977), pp. 456-458
[11.]
I. Imamura, Y. Shiraiwa.
Multicystic dysplasia in left segment of horseshoe kidney in an adult male.
Fukushima J Med Sci, 25 (1978), pp. 83-90
[12.]
M. Akhtar, M. Valencia.
Horseshoe kidney with unilateral renal dysplasia.
Urology, 13 (1979), pp. 284-285
[13.]
S.L. Feldman, L.G. Lome.
Renal dysplasia in horseshoe kidney.
Urology, 20 (1982), pp. 74-75
[14.]
F. Krull, P.F. Hoyer, R. Habenicht, H.P. Krohn, G. Offner, J.H. Eric, et al.
Multicystic kidney dysplasia.
Monatsschr Kinderheilkd, 138 (1990), pp. 202-205
[15.]
J. Boullier, M.J. Chehval, M.H. Purcell.
Removal of a multicystic half of a horseshoe kidney: Significance of preoperative evaluation in identifying abnormal surgical anatomy.
J Pediatr Surg, 27 (1992), pp. 1244-1246
[16.]
M.J. Van Every.
In utero detection of horseshoe kidney with unilateral multicystic dysplasia.
Urology, 40 (1992), pp. 435-437
[17.]
V. Sripathi.
Multicystic dysplasia in one-half of horseshoe kidney with megaureter and lower ureteric atresia.
Pediatr Surg Int, 18 (2002), pp. 735-736
[18.]
M.P. Hoang, K.S. Wilson, N.R. Schneider, C.F. Timmons.
Case report of a 22-week fetus with 47,XXX karyotype and multiple lower mesodermal defects.
Pediatr Dev Pathol, 2 (1999), pp. 58-61
[19.]
J.M. De Pater, P.G. Nikkels, M. Poot.
Striking facial dysmorphims and restricted thymic development in a fetus with a 6-megabase deletion of chromosome 14q.
Pediatr Dev Pathol, 8 (2005), pp. 497-503
[20.]
L.R. Feldenberg, N.J. Siegel.
Clinical course and outcome for children with multicystic dysplastic kidneys.
Pediatr Nephrol, 14 (2000), pp. 1098-1101
[21.]
T. Okada, H. Yoshida, T. Matsunaga, K. Kouchi, Y. Ohtsuka, T. Saitou, et al.
Multicystic dysplastic kidney detected by prenatal ultrasonography: Natural history and conservative management.
Pediatr Surg Int, 19 (2003), pp. 207-210
[22.]
E.A. Rabelo, E.A. Oliveira, J.S. Diniz, J.M. Silva, M.T. Filgueiras, I.L. Pezzuti, et al.
Natural history of multicystic kidney conservatively managed: A prospective study.
Pediatr Nephrol, 19 (2004), pp. 1102-1107
Copyright © 2008. Asociación Española de Pediatría
Idiomas
Anales de Pediatría

Suscríbase a la newsletter

Opciones de artículo
Herramientas
es en

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

es en
Política de cookies Cookies policy
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here.