Información de la revista
Vol. 72. Núm. 2.
Páginas 133-138 (Febrero 2010)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Visitas
...
Vol. 72. Núm. 2.
Páginas 133-138 (Febrero 2010)
Original breve
DOI: 10.1016/j.anpedi.2009.09.019
Acceso a texto completo
Distrofia miotónica. Nuestra experiencia de 18 años en consulta de Neuropediatría
Myotonic dystrophy. 18 years experience in a neuropaediatric clinic
Visitas
...
Y. Armendáriz-Cuevasa, J. López-Pisóna,b,??
Autor para correspondencia
, M.T. Calvo-Martínc, V. Rebage Moisésb,d, J.L. Peña-Seguraa,b
a Sección de Neuropediatría, Hospital Universitario Miguel Servet, Zaragoza, España
b Grupo de Investigación Neurometabólico, Instituto Aragonés de Ciencias de la Salud, Zaragoza, España
c Sección de Genética Médica, Hospital Universitario Miguel Servet, Zaragoza, España
d Sección neonatal, Hospital Universitario Miguel Servet, Zaragoza, España
Información del artículo
Resumen
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (1)
Tablas (2)
Tabla 1. Datos perinatales, neurológicos y diagnósticos
Tabla 2. Problemas no neurológicos asociados
Mostrar másMostrar menos
Resumen
Introducción

La distrofia miotónica es una enfermedad multisistémica autosómica dominante de expresividad variable. Se revisa nuestra experiencia de 18 años en pacientes afectados.

Resultados

Se han identificado 11 pacientes confirmados con el estudio genético molecular: 2 fallecieron, 5 siguen en control, a 2 se los sigue en otro centro y 3 abandonaron el control. Tres son familiares entre sí. Iniciaron en el período neonatal 7 niños con hipotonía, 4 de ellos con sufrimiento fetal añadido. Un niño se diagnosticó a los 3 meses por el padre afectado. Una niña consultó a los 10 años por agarrotamientos de las manos desde hacía años, un niño consultó a los 5 años con posturas anómalas de las manos y un niño consultó a los 4 años por retraso psicomotor. Alteraciones asociadas: 7 niños con retraso psicomotor, 2 casos de cataratas, un caso de diabetes de tipo 1, 3 casos de hipercolesterolemia, un sarcoma de pared abdominal, un caso de fractura de fémur y cadera, 2 casos de comunicación interauricular. El diagnóstico se realizó en 5 casos por la clínica o el fenotipo de madre y niño, en 3 casos tras diagnóstico familiar y en los 3 casos no congénitos sintomáticos exclusivamente por la clínica del niño.

Discusión

La distrofia miotónica es poco frecuente en nuestra experiencia; más frecuentes son las formas congénitas, que asocian con frecuencia sufrimiento perinatal. La genética permite identificar o excluir el proceso. Debe realizarse ante recién nacidos hipotónicos de causa no aclarada y plantearse en niños ante alteraciones motrices en los dedos y las manos no fácilmente explicables.

Palabras clave:
Distrofia miotónica
Distrofia miotónica congénita
Enfermedad de Steinert
Pediatría
Abstract
Introduction

Myotonic dystrophy is a highly variable autosomic dominant inherited multisystemic disease. We review our 18 years experience with patients suffering from this disease.

Results

Eleven patients were identified following a molecular genetic study: 2 patients died, 5 are still under control, 2 are being controlled in another Centre, and 3 dropped out. Three of them were relatives. Seven newborns started with hypotonic symptoms in the neonatal period, with hypotonic symptoms, of which 4 had foetal suffering. One child was diagnosed at age of 3 due to her father being affected. One girl was seen at age of 10 due to stiffness and tightening of her hands for years. One boy, aged 5, was examined due to abnormal hands posture, and a 4 year old child due to psychomotor delay. Associated disorders: 7 children with psychomotor delay, 2 cases of cataracts, 1 case of diabetes type I, 3 cases of hypercholesterolemia, 1 abdominal sarcoma, 1 case of femur and hip fracture, 2 cases of interatrial communication. The diagnostic was made in 5 cases by a clinic due to mother-son relation phenotype, in 3 cases after the family diagnosis and in another 3 cases non-congenital symptoms exclusively in the child's clinic.

Discussion

In our experience, myotonic dystrophy is uncommon; it is often congenital, and is associated with perinatal suffering. Genetics can identify or exclude the process. This must be done on newborns who are hypotonic for an unknown reason. It should be suspected in a child who presents with motor abnormalities in the fingers and hands.

Keywords:
Myotonic dystrophy
Congenital myotonic dystrophy
Steinert's disease
Paediatrics
Texto completo
Introducción

La distrofia miotónica, o enfermedad de Steinert, es una enfermedad multisistémica de herencia autosómica dominante con penetrancia casi completa y expresividad variable. Se asocia a deterioro del músculo liso, los sistemas nervioso central y endocrino, el ojo, el hueso, la piel, el aparato respiratorio y los sistemas inmunitario y hematopoyético.

Se debe a una amplificación de un triplete CTG en el extremo 3’ no transcrito de un gen situado en el cromosoma 19q3, codificante para la proteína DMCK de la familia de las proteincinasas. En los individuos normales, el número de tripletes oscila entre 5 y 37. Las formas tardías parciales, dominadas por los síntomas oftalmológicos, presentan entre 50 y 100 repeticiones. Los afectados de la forma congénita tienen hasta 2.500.

La forma clásica se presenta habitualmente a partir de la adolescencia. Hay una combinación variable, con amplios grados de gravedad, de fenómeno miotónico y debilidad amiotrofiante progresiva, que afecta preferentemente a la musculatura facial. Hay también una gran variabilidad en la presentación de síntomas asociados, que incluyen calvicie, alteraciones de la glucorregulación, cataratas, miocardiopatía, atrofia gonadal, afectación de músculo liso, somnolencia y deficiencia mental o demencia.

La distrofia miotónica congénita se transmite casi siempre por vía materna. Se presenta en período neonatal con hipotonía e hipoactividad generalizada, incluida diplejía facial, y alteraciones respiratorias y de succión-deglución. La evolución, si sobreviven a los primeros meses, suele ser de mejoría progresiva, con retraso mental y variable aparición de manifestaciones de la forma clásica. El fenómeno miotónico puede aparecer en la infancia, pero no antes de los 3 o 4 años. Es posible que la madre no presente manifestaciones, ni siquiera desde el punto de vista electromiográfico, en el momento de tener un hijo afectado.

Se revisa nuestra experiencia en pacientes con distrofia miotónica en la Sección de Neuropediatría durante un período de 18 años.

Pacientes y métodos

Se han revisado los casos de distrofia miotónica de la base de datos de Neuropediatría del Hospital Universitario Miguel Servet de Zaragoza desde su puesta en funcionamiento en mayo de 1990 a 26 de julio de 2008.

Se revisan, también, los pacientes en los que se realizó estudio genético de distrofia miotónica que excluyó este diagnóstico.

Para el diagnóstico genético se utilizó la técnica de PCR, cebadores específicos y Southern hibridado con la Sonda Sb1.4 (cADN 25) y digestiones con enzimas Eco R1, Bgl 1.

Resultados

En la base de datos de Neuropediatría del Hospital Universitario Miguel Servet de Zaragoza1,2 en el período de estudio de 18 años están incluidos 10.889 niños. Tienen el diagnóstico de distrofia miotónica 13 casos. Se excluyeron 2 pacientes sobre los que no se había realizado un seguimiento; únicamente habían ingresado en nuestro hospital por otros procesos y se los controlaba en otras comunidades. En la revisión se incluyen, por tanto, 11 pacientes, todos con estudio genético positivo de distrofia miotónica (tabla 1). Cinco siguen en control, 2 fallecieron (las formas neonatales más graves), 2 se controlan en Teruel y 2 abandonaron el control media de seguimiento en consulta de 4,7 años; rango: 21 días-12 años. Para facilitar la exposición hemos asignado un número a cada paciente.

Tabla 1.

Datos perinatales, neurológicos y diagnósticos

Caso  Polihidramnios  Clínica  Fenotipo  Evolución  Síntomas y signos neurológicos  Diagnóstico 
Sexo  Apgar  Neonatal         
FN  Peso al nacer           
Formas neonatales
1: varónHipotonía  Sí  Control  Retraso del lenguaje y psicomotor.  4 años: en Teruel. 
NoAnoxia    Teruel  Encefalopatía perinatal  Fenotipo+fenómeno miotónico positivo madre y niño 
2/05/94SFA      Fenómeno miotónico:(-) y 9 meses después: (+)   
  2/2           
  PRN: 2.960         
2: mujer  No  Hipotonía  Sí  Sigue control  Retraso del lenguaje  14 meses: 
17/08/97  1/4/7  Anoxia      Torpeza de marcha  fenotipo madre e hijo +Madre: miotonía y EMG compatible 
  PRN:2.650SFA      Hipotonía   
3: mujer  Sí  Hipotonía  Sí  Control  Retraso del lenguaje  5 años: 
24/07/89  8/10      Teruel  Torpeza de movimientos  fenotipo madre e hijo +Madre fenómeno miotónico clínico (+) 
  PRN:3.360      Hipotonía   
4: mujer  Sí  Hipotonía  Sí  Fallecimiento con 8 años  Encefalopatía grave  Por antecedentes familiares 
3/10/88  3/6  Anoxia      Epilepsia generalizada  Madre afectada 
  PRN: 2.900SFA      Retraso motor grave   
5: mujer  No  Hipotonía  Sí  Fallecimiento con 21 días  Parada cardiorrespiratoria  Por antecedentes familiares 
10/12/01  2/4/6  Anoxia        Madre afectada 
  PRN:2.080SFA         
6: mujer  No  Leve hipotonía  Sí  Sigue control  Leve retraso motor  2 meses: 
4/05/02  7/8        Hipotonía  Madre: fenómeno miotónico clínico y genética 
  PRN:3.530      Agarrotamiento de dedos   
7: varón  No  Hipotonía  Sí  Sigue control  Retraso del lenguaje/motor.  6 años: 
18/12/94  9/10        Diagnosticado de encefalopatía prenatal sin especificar  diagnóstico madre en neurología adultos 
  PRN:2.320         
             
Formas infantiles
8: varón  No  No  No  Sigue control  5 años: posturas episódicas anómalas de brazos. Se planteó trastorno somatomorfo/facticio  7 años: 
3/02/00  9/10          por la clínica 
  PRN:3.200         
9: mujer  Desconocidos (adoptada)  Desconocidos  No  No sigue control  10 años: agarrotamiento de manos y en el ENG: espasmo doloroso.  13 años: 
14/03/93          Se planteó trastorno somatomorfo/facticio  diagnóstico genético en otro centro. 
10: varón  No  Taquipnea transitoria  Sí  Sigue control  4 años: retraso motor y lenguaje.  14 años: 
18/08/93  9/10        Con 7 años: sospecha ALD-X por TAC y RM (fig. 1) pero AGCML normales  fenómeno miotónico y fenotipo positivos 
  PRN: 2.500         
Sin clínica
11: varón  No  No  No  No sigue control  Desarrollo noramal  3 meses: 
10/07/96  7/9          padre afectado 
  PRN: 3.920         

AGCML: ácidos grasos de cadena muy larga; ALD-X: adrenoleucodistrofia ligada a X; EMG: electromiograma; FN: fecha de nacimiento; SFA: sufrimiento fetal agudo; RM: resonancia magnética; TAC: tomografía axial computarizada.

Los 7 pacientes con forma congénita presentan retraso mental en grado leve-moderado. Los casos 9 y 10 presentan retraso del lenguaje y dificultades de aprendizaje. En los otros 2 casos, la inteligencia es normal y no hay problemas de aprendizaje. Ninguno de los pacientes ha presentado durante el tiempo de seguimiento deterioro muscular ni un fenómeno miotónico significativo con repercusión funcional.

La enfermedad asociada observada se recoge en la tabla 2. La clínica es muy variada.

Tabla 2.

Problemas no neurológicos asociados

Síntomas  N.o de casos  Edad de presentación 
Enfermedad gastrointestinal:
Vómitos/dolor abdominal inespecífico  5 años 
Intolerancia a la lactosa  7 años 
Enfermedad traumatológica:     
Fracturas (fémur, cadera)  8 años 
Escoliosis  9, 10 años 
Enfermedad endocrina:
Diabetes  2 años 
Hipercolesterolemia/hipertrigliceridemia  2, 7, 7 años 
Criptorquidia  Neonatal 
Osteoporosis  9años 
Enfermedad oftalmológica:
Cataratas  8, 18 años 
Quiste ocular  6 años 
Astigmatismo  9 años 
Enfermedad oncológica:
Sarcoma de pared abdominal  Desconocido (adoptada) 
Enfermedad nefrourológica:
Litiasis renal (hipouricemia)  6 años 
Tubulopatías (síndrome de Fanconi atribuido a quimioterapia, raquitismo hipofosfatémico hipouricémico)  10 años 
Ectasia piélica  Neonatal 
Hidrocele y fimosis  7 años 
Epidedimitis  1 año 
Vulvovaginitis  4 años 
Enfermedad cardíaca:
Comunicación interauricular  Neonatal 
Ductus  Neonatal 
Insuficiencia tricuspídea fisiológica  7 años 
Taquicardia paroxística supraventricular  Neonatal 

El estudio genético se realizó a 43 pacientes del total de 10.889 niños de la base de datos y resultó negativo en 32 pacientes. El estudio genético se realizó por encefalopatía de presentación neonatal en 5 pacientes, por hipotonía en 15 pacientes, por fenotipo peculiar en 4 pacientes, por retraso del lenguaje, por retraso mental o retraso psicomotor en 7 pacientes y en un paciente por posturas anómalas de manos. El diagnóstico diferencial más frecuente resultante fue el síndrome de Prader-Willi en 5 casos de hipotonía neonatal y la encefalopatía de inicio perinatal sin especificar en 10 casos.

De las 11 familias, se obtuvo el diagnóstico genético del paciente y los familiares en todos los niños, excepto en el caso 9, que no se investigó a la familia por tratarse de una niña adoptada procedente de Costa Rica. En todos ellos el antecedente fue la madre con expansión de la mutación, excepto en el paciente número 11, que fue el caso asintomático en el que ocurrió una regresión de la mutación con respecto a la carga genética paterna.

Discusión

La distrofia miotónica es la más frecuente dentro del grupo de distrofias musculares. Se estima una frecuencia de 1/20.000 habitantes; por tanto, no puede considerarse una enfermedad rara3. Sin embargo, es poco frecuente en nuestra experiencia.

En edades pediátricas son más frecuentes las formas neonatales; en nuestra experiencia, 7 casos (el 63,6% de los casos).

Las formas neonatales pueden asociar encefalopatía hipoxicoisquémica, que puede enmascarar el diagnóstico4; hubo sufrimiento fetal agudo en 4 (el 57% del total de nuestros casos de presentación neonatal). Pertenecen a este grupo los 2 fallecimientos de nuestra serie. Las formas neonatales tienen afectación más grave y precoz en relación con el mayor número de repeticiones y con frecuencia, además, como consecuencia de la encefalopatía hipoxicoisquémica asociada.

Se plantea el diagnóstico diferencial con otras causas de hipotonía neonatal, como atrofia muscular espinal, distrofias musculares congénitas y otras miopatías congénitas y diversas encefalopatías, incluidas otras alteraciones cromosómicas5. En la estrategia diagnóstica del recién nacido hipotónico sin orientación clínica clara (como en la atrofia muscular espinal) o por elevación significativa de las enzimas musculares debe considerarse la realización del estudio genético de distrofia miotónica y de enfermedad de Prader-Willi.

Fuera del período neonatal, la estrategia diagnóstica pasa por un elevado índice de sospecha6. Debe plantearse ante retraso psicomotor de causa no aclarada, aunque no existan otros signos, como diplejía facial o el fenómeno miotónico clínico en el paciente (no aparece hasta los 3–4 años) o en su madre. En los 2 pacientes (casos 8 y 9) que iniciaron con posturas anómalas de manos se planteó la posibilidad de un cuadro somatomorfo o facticio. El caso 10 presentaba retraso psicomotor y la exploración por neuroimagen, TC y RM (fig. 1), realizadas a los 8 años, mostraba afectación de sustancia blanca periventricular posterior, que había planteado las posibilidades de leucomalacia periventricular y de adrenoleucodistrofia ligada a X. A los 14 años, en un control en consulta, llamó la atención el fenotipo facial y se comprobó la existencia de fenómeno miotónico clínico positivo. Se han descrito las alteraciones de la RM cerebral en la distrofia miotónica tipo 1. En la forma congénita es característica la dilatación ventricular y moderada o grave afectación de la sustancia blanca posterosuperior a los trígonos, alteraciones no correlacionadas con la edad y, por tanto, debidas fundamentalmente a defecto del desarrollo. En las formas del adulto las alteraciones están relacionadas con la duración de la enfermedad y varían de normalidad a ventriculomegalia y alteraciones de sustancia blanca debidas a degeneración7.

Figura 1.

RM secuencia FLAIR, corte axial. Hiperintensidad bilateral de sustancia blanca periventricular posterior.

(0,14MB).

Es importante, con vistas al seguimiento, señalar la gran variedad de enfermedad asociada que se refleja en la tabla 2. Destacan los problemas del lenguaje, los problemas cardíacos8, los problemas endocrinos9,10 como la diabetes y la hipercolesterolemia, y las cataratas, que se presentaron en 2 de nuestros pacientes. Es frecuente, también, la enfermedad gastrointestinal, sobre todo, problemas de deglución y de disfagia11,12, pero también problemas de motilidad intestinal13,14 colelitiasis15 y problemas malabsortivos16,17 a una corta edad.

Para identificar precozmente alteraciones asociadas es aconsejable establecer unos controles periódicos18 con:

  • Examen clínico con evaluación neurológica anual

  • Control cardiológico anual

  • Examen periódico oftalmológico con fondo de ojo y lámpara de hendidura

  • Control de rehabilitación/ortopedia

  • Control endocrino periódico: evaluación de función tiroidea, función suprarrenal, pubertad tardía, alopecia, atrofia testicular y diabetes.

  • Analítica básica con IgG y niveles de colesterol

Existe cierta asociación genotipo/fenotipo, pero resulta arriesgado establecer correlación entre la expansión detectada en el estudio genético y la precocidad en la aparición de síntomas y la gravedad en la evolución del niño. Es reconocido para esta enfermedad el curioso fenómeno de la anticipación, es decir, el aumento de tripletes en generaciones sucesivas de la familia. En la población normal existe estabilidad en el número de repeticiones trasmitidas a la descendencia. Por encima de 37 repeticiones se convierte en inestable, y, además, hay diferencias según sea el origen parental. Además, en las transmisiones maternas existe una tendencia a aumentar la expansión del número de tripletes CTG que puede dar lugar a la forma congénita, letal en el 16% de los casos, o a morbimortalidad en la edad adulta temprana19.

Cuando la transmisión es paterna, aunque se observa el fenómeno de anticipación, en la mayoría de las ocasiones se trasmite, por causas desconocidas, el mismo número de tripletes a la descendencia, pero, en algunos casos, se observa una regresión, o contracción del ADN a partir de un cierto umbral de expansión, posiblemente por un efecto barrera en la línea germinal de individuos masculinos afectados que impide la amplificación de la expansión en los gametos a partir de un cierto grado de expansión parental19. Nuestro caso 11, transmitido por el padre, mostró una regresión de la mutación.

Por último, hay que tener en cuenta la inestabilidad somática, es decir, que el tamaño de la expansión no es la misma en todos los tejidos del individuo.

Es importante el diagnóstico precoz de la distrofia miotónica para evitar incertidumbres y estudios innecesarios, establecer el adecuado seguimiento y, como en toda enfermedad autosómica dominante, establecer el adecuado asesoramiento genético. Para esto es útil establecer estrategias de identificación. No siempre se demuestra el fenómeno miotónico clínico o neurofisiológico en los niños o en sus madres afectadas. Dada la disponibilidad actual del estudio genético, que establece o excluye el diagnóstico, éste se debe realizar ante un recién nacido hipotónico sin diagnóstico establecido y debe plantearse ante retraso psicomotor de causa no aclarada y niños con agarrotamientos o posturas anómalas de manos.

Conflictos de intereses

Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

Bibliografía
[1]
J. López-Pisón, V. Rebage, T. Arana, A. Baldellou, P. Arcauz, J.L. Peña-Segura.
Estudio de la demanda asistencial de Neuropediatría en un Hospital de referencia regional. II. Motivos de consulta.
Rev Neurol, 125 (1997), pp. 1685-1688
[2]
J. López-Pisón, T. Arana, A. Baldellou, V. Rebage, M.C. García-Jiménez, J.L. Peña-Segura.
Estudio de la demanda asistencial de Neuropediatría en un Hospital de referencia regional. III. Diagnósticos.
Rev Neurol, 25 (1997), pp. 1896-1905
[3]
Diseases of the nervous system in childhood. Myotonic Dystrophy 1998; p. 761–62
[4]
M. Gómez Manchón, C. Beceiro Mosquera, M.J. Olivas López de Soria, Ripalda, E. García de Frías.
Distrofia miotónica congénita y encefalopatía hipóxico–isquémica.
Anales de Pediatría, 62 (2005), pp. 76-84
[5]
V. Laugel, M. Cossesé, J. Matis, A. De Saint-Martin, A. Echaniz-Laguna, J.L. Mandel, et al.
Diagnostic approach to neonatal hypotonia: Retrospective study on 144 neonates.
Eur J Pediatr, 167 (2008), pp. 517-523
[6]
M.E. Arsenault, C. Prévost, A. Lescault, C. Laberge, J. Puymirat, J. Mathieu.
Clinical characteristics of myotonic dystrophy type 1 patients with small CTG expansions.
[7]
A. Di Costanzo, F. Di Salle, L. Santoro, V. Bonavita, G. Tedeschi.
Brain MRI features of congenital- and adult-form myotonic dystrophy type 1: Case-control study.
Neuromuscul Disord, 12 (2002), pp. 476-483
[8]
K. Suda, M. Matsumara, Y. Hayashi.
Myotonic dystrophy presentin as atrial flutter in chilhood.
Cardiol Young, 14 (2004), pp. 89-92
[9]
L. Forga, E. Anda, F.J. Basterra, M.J. Goni, F.J. Pineda.
Hipofunción glucocorticoide en la distrofia miotónica.
An Sist Sanit Navar, 30 (2007), pp. 199-205
[10]
G. Persghin, A. Caumo, C. Arcelloni, S. Benedini, R. Lanzi, E. Pagliato, et al.
Contribution of abnormal secretion and insulina resistance to the patogeneis of type 2 diabetes in myotonic dystrophy.
Diabetes Care, 26 (2003), pp. 2112-2118
[11]
R.B. Heuschkel, K. Fletcher, A. Hill, C. Buonomo, A. Bousvaros, S. Nurko.
Isolated neonatal swallowing dysfunction: A case series and review of the literature.
Dig Dis Sci, 48 (2003), pp. 30-35
[12]
L. Sjögren, M. Engvall, A.B. Ekström, A. Lohmander, S. Kiliaridis, M. Tulinius.
Orofacial dysfunction in children and adolescents with myotonic dystrophy.
Dev Med Child Neurol, 49 (2007), pp. 18-22
[13]
O. Sjaastad.
Intestinal absorption in myotonic dystrophy.
Acta Neurol Scand, 51 (1975), pp. 59-73
[14]
J.M. Casasa, R.M. Isnard, I. Ojanguren, A. Castellví, J.A. Blanco, P. López.
Miopatía intestinal en la enfermedad de Steinert.
Cir Pediatr, 16 (2003), pp. 149-151
[15]
M. Sumi, T. Kusumoto, M. Tagawa, T. Kondoh, Y. Ohno, H. Masuzaki, et al.
Two infantile cases of congenital myotonic dystrophy with cholelithiasis/cholestasis.
Pediatr Int, 47 (2005), pp. 586-588
[16]
H. Oshima, M. Kinoshita, H. Yoshida, E. Saito.
Abnormal calcium metabolism in myotonic dystrophy: Increased level of serum 1,25(OH) 2D concentration and aumented intestinal calcium absorption.
Nippon Naibunpi Gakkai Zasshi, 62 (1986), pp. 1203-1211
[17]
R.C. Griggs, R.T. Moxley 3rd, G.B. Forbes.
3-methylhistidine excretion in myotonic dystrophy.
Neurology, 30 (1980), pp. 1262-1267
[18]
B. Echenne, A. Rideau, A. Roubertie, G. Sébire, F. Rivier, B. Lemieux.
Myotonic dystrophy type I in childhood. Long term evolution in patients surviving the neonatal period.
Eur j Paediatr Neurol, 12 (2008), pp. 210-223
[19]
A. López de Munain, A. Cobo, J.F. Martí Massó, M. Baiget.
Enfermedades neurológicas por inestabilidad del ADN: un nuevo modelo de enfermedad genética.
Neurología, 8 (1994), pp. 342-351
Copyright © 2009. Asociación Española de Pediatría
Idiomas
Anales de Pediatría

Suscríbase a la newsletter

Opciones de artículo
Herramientas
es en

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

es en
Política de cookies Cookies policy
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here.