Publique en esta revista
Información de la revista
Vol. 81. Núm. 6.
Páginas e52-e54 (Diciembre 2014)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Visitas
8396
Vol. 81. Núm. 6.
Páginas e52-e54 (Diciembre 2014)
Carta al Editor
DOI: 10.1016/j.anpedi.2014.03.002
Acceso a texto completo
Revisión de cavernomatosis múltiple: a propósito de una familia
Multiple cavernomatosis: A review and presentation of a familial case
Visitas
8396
M. Lafuente-Hidalgoa,
Autor para correspondencia
miguel.lafuentehidalgo@osakidetza.net

Autor para correspondencia.
, M. García Besteirob, Y. Acedo Alonsob, M.A. López Arízteguic, A. Navajas Gutierrezd
a Unidad de Neuropediatría, Servicio de Pediatría, BioCruces Health Research Institute, Hospital Universitario de Cruces, Baracaldo, Vizcaya, España
b Servicio de Pediatría, BioCruces Health Research Institute, Hospital Universitario de Cruces, Baracaldo, Vizcaya, España
c Servicio de Genética, BioCruces Health Research Institute, Hospital Universitario de Cruces, Baracaldo, Vizcaya, España
d Unidad de Hemato-Oncología Pediátricas, Servicio de Pediatría, BioCruces Health Research Institute, Hospital Universitario de Cruces, Baracaldo, Vizcaya, España
Este artículo ha recibido
8396
Visitas
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (2)
Texto completo
Sr. Editor:

Los angiomas cavernosos son espacios vasculares sinusoidales, separados por finas paredes de colágeno, sin parénquima cerebral interpuesto. Tienen naturaleza dinámica, siendo la hemorragia el factor fundamental para su crecimiento. Su riesgo funcional y/o vital depende de su localización y evolución1,2. Localizados el 75-80% supratentoriales y el 18-35% en troncoencéfalo.

Se clasifican según el número de lesiones (únicos/múltiples) y su patrón hereditario (esporádicos/familiares)2. Afectan al 0,4-0,8% de la población1, y representan el 10-20% de las lesiones vasculares cerebrales3.

La cavernomatosis múltiple (CM) (OMIM#116860) se caracteriza por la presencia de múltiples cavernomas localizados en el sistema nervioso central (SNC). La forma familiar presenta herencia autosómica dominante, con penetrancia y expresividad clínico-radiológica variables. Hasta la fecha hay 3 genes descritos en su génesis: CCM1/KRIT1 (7q21-22), CCM2/malcaverina (7p13) y CCM3/PDCD10 (3q26.1) con penetrancias del 88, 100 y 63%, respectivamente4.

El número de cavernomas incrementa con la edad y en los casos familiares5, especialmente en mutaciones en CCM1. Los casos familiares por CCM3 presentan menos individuos afectos, pero mayor riesgo de sangrado y comienzo más precoz6.

Clínica

Generalmente son asintomáticos (15-20%). Los casos familiares son asintomáticos hasta el 40%. Suelen manifestarse entre la 2.ª y 5.ª décadas de la vida. Sin diferencia entre sexos, con presentación hemorrágica en niños y silentes en ancianos1.

Existen 3 patrones de presentación:

  • Crisis epilépticas

  • Déficit neurológico focal: déficit de pares (69%), alteraciones de la sensibilidad (39%), déficit motor (38%) o ataxia (30%)

  • Cefalea

Los factores de riesgo asociados a comportamiento más agresivo son: gestación, sexo femenino, casos múltiples o familiares, cavernomas de tronco, exéresis parciales y tras radioterapia1.

Su comportamiento suele ser benigno. Lo que debe hacer plantear una actitud conservadora, especialmente si son múltiples2.

Diagnóstico

El 50% es hallazgo casual por neuroimagen2. Siendo la RM la técnica de elección.

Ante pacientes con malformaciones vasculares en SNC o retina, debe plantearse la posibilidad de una CM. Incluso evaluando a familiares de primer grado, si el índice presentase múltiples malformaciones o hubiera historia familiar sugestiva (epilepsia, malformaciones vasculares cutáneas, sangrados intracraneales o muertes súbitas inexplicadas). Un diagnóstico presintomático permitiría un seguimiento más estrecho, y plantear un tratamiento lo más precoz posible si fuera necesario7.

Tratamiento

Quirúrgico: indicado de forma individualizada. Considerándolo en cavernomas sintomáticos, siempre que sean accesibles y puedan extirparse completamente. Exéresis parciales presentan riesgo superior de resangrado y peores resultados que el tratamiento no quirúrgico2,8.

Caso clínico

Niño de 10 años, sin antecedentes y normal desarrollo psicomotor. Presenta empeoramiento del estreñimiento habitual, dolor abdominal e imposibilidad para la micción en las últimas 24h; con anestesia del pie derecho, aparición progresiva de parestesias en extremidad inferior derecha (EID) y dificultad progresiva para la deambulación. Exploración: debilidad y disminución del tono en EID. Hemograma y bioquímica sanguíneas con LDH, las radiografías abdominal y de columna lumbar, y la TAC abdómino-pélvica fueron normales. Con sospecha de mielopatía compresiva, y ante progresión de la debilidad en EID, con imposibilidad para la deambulación, se realiza RM medular, donde se aprecia lesión tumoral en T7 (fig. 1). Se inicia tratamiento con dexametasona intravenosa a dosis altas, progresando la debilidad a la otra extremidad, y se decide realizar cirugía descompresiva medular; previo a esta, la RM cráneo-medular muestra múltiples lesiones compatibles con cavernomas (fig. 2).

Figura 1.

RM medular, corte sagital, secuencia T1: lesión hiperintensa ligeramente expansiva en cordón medular dorsal a la altura de D7, de unos 14×8mm con pequeños flóculos, sugerente de ependimoma.

(0,07MB).
Figura 2.

RM cerebral, corte axial secuencia T2 potenciada BOLD: múltiples lesiones supratentoriales compatibles con cavernomas.

(0,09MB).

La lesión medular es resecada completamente, y su análisis confirma un cavernoma. Reanamnesiando, se nos refiere que en una TAC realizada a la madre 22 años antes, se le dijo que presentaba múltiples lesiones, sin poder precisar su naturaleza, permaneciendo asintomática.

La evolución fue satisfactoria, con recuperación progresiva de la función vesical, fuerza en EID y la deambulación autónoma. La RM cerebral materna confirmó la CM. El estudio genético en nuestro paciente, demostró una mutación en CCM1/KRIT1, en heterocigosis, c.418 C>T, que produce un cambio en la pauta de lectura que da lugar a la aparición de un codón STOP (p.Arg140*). No descrito previamente.

Conclusiones

La compresión medular es una urgencia neurológica que obliga a la realización inmediata de estudios, y a la toma de decisiones terapéuticas que pueden marcar el pronóstico neurológico.

La CM es un diagnóstico infrecuente en la edad pediátrica, puede permanecer asintomático o producir clínica según localización de las lesiones. Los antecedentes familiares son importantes para la sospecha clínica y el diagnóstico.

Un correcto diagnóstico permite ofrecer un adecuado consejo genético. Un diagnóstico presintomático permitiría un seguimiento más estrecho y plantear un tratamiento lo más precoz posible si fuera necesario7.

En su tratamiento, la actitud conservadora mediante observación clínica y neuroimagen periódicas es la más importante en los pacientes asintomáticos. Reservando la cirugía ante lesiones sintomáticas, accesibles y que puedan ser resecadas completamente2,8.

Bibliografía
[1]
B. Iza-Vallejo, O. Mateo-Sierra, B. Mosqueira-Centurión, F. Ruíz-Juretschke, R. Carrillo.
Cerebral cavernomas. A review and update of aetiological, clinical and therapeutic features.
Rev Neurol, 41 (2005), pp. 725-732
[2]
C. Pérez-López, A. Isla-Guerrero, A. Gómez-Sierra, M. Budke, F. Álvarez-Ruiz, M.A. Sarmiento-Martínez.
Management of multiple cerebral cavernomatosis.
Rev Neurol, 35 (2002), pp. 407-414
[3]
R. D’Angelo, C. Alafaci, C. Scimone, A. Ruggeri, F.M. Salpietro, P. Bramanti, et al.
Sporadic cerebral cavernous malformations: Report of further mutations of CCM genes in 40 Italian patients.
Biomed Res Int, 2013 (2013), pp. 459253
[4]
H.D. Craig, M. Günel, O. Cepeda, E.W. Johnson, L. Ptacek, G.K. Steinberg, et al.
Multilocus linkage identifies two new loci for a mendelian form of stroke, cerebral cavernous malformation, at 7p 15-13 and 3q25. 2-27.
Hum Mol Genet, 7 (1998), pp. 1851-1858
[5]
P. Labauge, S. Laberge, L. Brunereau, C. Levy, E. Tournier-Lasserve.
Hereditary cerebral cavernous angiomas: Clinical and genetic features in 57 French families. Société Française de Neurochirurgie.
Lancet, 352 (1998), pp. 1892-1897
[6]
C. Denier, P. Labauge, F. Bergametti, F. Marchelli, F. Riant, M. Arnoult, et al.
Genotype-phenotype correlations in cerebral cavernous malformations patients.
Ann Neurol, 60 (2006), pp. 550-556
[7]
W.B. Dobyns, V.V. Michels, R.V. Groover, B. Mokri, J.C. Trautmann, G.S. Forbes, et al.
Familial cavernous malformations of the central nervous system and retina.
Ann Neurol, 21 (1987), pp. 578-583
[8]
A. Sempere-Pérez, J. Campistol, A. García-Cazorla, A. Guillén-Quesada, N. Pérez-Muñoz.
Multiple familial cerebral cavernomatosis.
Rev Neurol, 44 (2007), pp. 657-660

Caso clínico presentado como comunicación tipo póster en el 62° Congreso Nacional de la AEP, Sevilla, 6-8 junio de 2013.

Copyright © 2013. Asociación Española de Pediatría
Idiomas
Anales de Pediatría

Suscríbase a la newsletter

Opciones de artículo
Herramientas
es en

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

es en
Política de cookies Cookies policy
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here.