Información de la revista
Vol. 84. Núm. 5.
Páginas 295 (Mayo 2016)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 84. Núm. 5.
Páginas 295 (Mayo 2016)
Imágenes en pediatría
DOI: 10.1016/j.anpedi.2015.08.005
Acceso a texto completo
Tricomicosis axilar
Trichomycosis axillaris
Visitas
...
P. Fernández-Crehueta,
Autor para correspondencia
pablocrehuet@hotmail.com

Autor para correspondencia.
, F.M. Almazán-Fernándezb
a Servicio de Dermatología, Hospital Alto Guadalquivir, Andújar, Jaén, España
b Servicio de Dermatología, Hospital Universitario San Cecilio, Granada, España
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (1)
Texto completo

Varón de 15 años de edad, sin antecedentes de interés, consulta por mal olor axilar izquierdo de un mes de evolución. En los pelos de dicha axila presentaba unas estructuras blanco-amarillentas a modo de vainas con fluorescencia blanco-verdosa en la exploración con luz de Wood (fig. 1). El cultivo de muestras de pelo evidenció un crecimiento de Corinebacterium tenuis. Se indicó rasurado de la zona y aplicación tópica de clindamicina al 1%, obteniéndose rápida resolución.

Figura 1.

Presencia de cubierta en forma de vaina engrosando el pelo de la axila izquierda.

(0,3MB).

La tricomicosis axilar es un cuadro poco frecuente, con un diagnóstico principalmente visual. Generalmente se produce por Corynebacterium tenuis1, y suele estar asociado a falta de higiene, obesidad e hiperhidrosis. Aunque la infección de la axila es la más frecuente, se han descrito casos en otras zonas pilosas como escroto o cuero cabelludo2. La infección es superficial en el pelo, localizándose en la queratina blanda. La fluorescencia con luz de Wood puede ser variable (amarillenta, roja o negra), siendo la amarillenta la más frecuente3. Aunque el cultivo y la observación con hidróxido de potasio sigue siendo la prueba confirmatoria diagnóstica, en ocasiones puede tener baja tasa de crecimiento3. Los diagnósticos diferenciales más frecuentes son la tricorrexis nudosa, pediculosis y el molinetrix. Para el tratamiento suele ser suficiente mediante la corrección de los malos hábitos de higiene, afeitado de la zona y la aplicación de antibioterapia tópica3.

Bibliografía
[1]
J.A. Savin, A. Somerville, W.C. Noble.
The bacterial flora of trichomycosis axillaris.
J Med Microbiol, 3 (1970), pp. 352-356
[2]
E. Silva Lizama, H. Logemann.
Tricomicosis infantil.
Med Cutan Iber Lat Am, 36 (2008), pp. 91-93
[3]
D.L. Ma, S. Vano-Galvan.
Images in clinical medicine. Trichomycosis axillaris.
N Engl J Med, 369 (2013), pp. 1735
Copyright © 2015. Asociación Española de Pediatría
Idiomas
Anales de Pediatría

Suscríbase a la newsletter

Opciones de artículo
Herramientas
es en

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

es en
Política de cookies Cookies policy
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here.