Información de la revista
Vol. 73. Núm. 2.
Páginas 99-100 (Agosto 2010)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 73. Núm. 2.
Páginas 99-100 (Agosto 2010)
Imágenes en Pediatría
DOI: 10.1016/j.anpedi.2010.01.019
Acceso a texto completo
Aneurisma congénito del septo interventricular y miocardiopatía dilatada: una rara asociación
Congenital aneurysm of the interventricular septum and dilated myocardial disease: A rare combination
Visitas
...
A. Sánchez Andrés??
Autor para correspondencia
tonisanchan@hotmail.com

Autor para correspondencia.
, B. Fernández Tudela, E. Pérez Santaolalla, J.I. Carrasco Moreno
Sección de Cardiología Pediátrica, Hospital Infantil La Fe, Valencia, España
Información del artículo
Texto completo
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (3)
Mostrar másMostrar menos
Texto completo

Presentamos el caso de un recién nacido a término con diagnóstico prenatal en la 21.a semana de gestación, en otro centro, de hipoplasia del ventrículo derecho, hipoplasia tricúspide y estenosis valvular pulmonar. Parto en el SAMU durante el traslado desde su domicilio, sin otras incidencias. El test de Apgar fue de 9 al minuto y de 10 a los 5min. El peso al nacimiento fue de 3.075g. No hubo antecedentes personales ni familiares de interés. Ingresa en la sala general de Neonatología para estudio. La SatO2 fue del 98%.

El fenotipo es normal. No hay anomalías a la exploración física. Presenta cardiomegalia ligera (ICT=0,65), sin anomalías en la vascularización pulmonar en la RX de tórax y crecimiento del ventrículo izquierdo, sin preexcitación en el ECG. La exploración ecocardiográfíca muestra la imagen que permitió el diagnóstico de miocardiopatía dilatada del ventrículo izquierdo con moderada depresión de la función sistólica (VItd=28mm y VIts=23mm; FEVI=0,44), con la presencia de aneurisma del septo interventricular (ASIV) muscular, que bambolea bidireccionalmente (figs. 1–3) sin cortocircuitos en este nivel. Las coronarias son normales. Se inicia tratamiento con captopril (1mg/kg/día) y tras un período de observación de una semana con ausencia de clínica se otorga el alta al domicilio.

Figura 1
(0,08MB).
Figura 2
(0,08MB).
Figura 3
(0,09MB).

En las revisiones posteriores en consultas externas, el paciente ha completado con normalidad los hitos del desarrollo y se ha mantenido asintomático desde el punto de vista cardiológico, con curva ponderal ascendente, sin incidencias referidas. El estudio con registro Holter fue normal. Los estudios genéticos realizados (Catch 22 y CRM 20) han descartado estas anomalías.

El ASIV, congénito o adquirido, se define como una protuberancia o «abultamiento» anormal de una porción de la pared ventricular con o sin expansión sistólica paradójica. Se trata de una rara anomalía, que usualmente se describe en asociación con defectos del septo interventricular (la mayoría de las veces en el septo membranoso), como anomalías idiopáticas aisladas o asociado más raramente a otras cardiopatías congénitas, sobre todo del corazón derecho (atresia pulmonar con septo interventricular íntegro, agenesia de la válvula pulmonar y anomalía de Ebstein de la válvula tricúspide).

Existe un total de 12 casos descritos previamente en la literatura médica revisada. La etiología de estos casos no está clara, ya que se atribuyó a numerosas causas. Se ha postulado la posibilidad de una anomalía durante la formación del septo interventricular muscular intraútero de origen intrínseco o adquirido, debido a la enfermedad de Kawasaki prenatal, a las infecciones víricas, a las arritmias o a los fenómenos de isquemia aguda debido a anomalías coronarias. También se ha relacionado con enfermedades del tejido conectivo, como el síndrome de Ehlers-Danlos. Además, se puede comprobar la presencia de un posible rol genético, ya que existen casos en hasta 5 familias publicadas, sin llegar a establecer un patrón genético claro. En uno de los casos se comprobó una anomalía genética en el brazo corto del cromosoma 20 y en otro se supuso un patrón de herencia autosómico dominante. El diagnóstico prenatal permite su reconocimiento en períodos tempranos de la gestación y no existen casos publicados por debajo de la semana 19 de gestación.

En la mayoría de los casos se trata de fenómenos asintomáticos, cuya clínica depende de las repercusiones que tenga sobre la anatomía cardiaca, bien debido a obstrucción al flujo cardiaco (sobre todo en el tracto de salida del ventrículo derecho), bien por su progresión a miocardiopatía dilatada o bien por su asociación con trastornos en la conducción eléctrica cardiaca, sobre todo el síndrome de Wolff-Parkinson-White, y otros trastornos de la conducción intraventricular.

No existen claras recomendaciones en cuanto a la necesidad de tratamiento quirúrgico del ASIV, como fenómeno aislado, aunque en la bibliografía revisada se realizaron aneurismectomías en los casos en los que este producía obstrucción en el tracto de salida del ventrículo derecho y en otros se realizó de modo profiláctico justificado por el riesgo de rotura al ventrículo derecho, trombogenicidad o arritmias de riesgo vital.

Copyright © 2009. Asociación Española de Pediatría
Idiomas
Anales de Pediatría

Suscríbase a la newsletter

Opciones de artículo
Herramientas
es en

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

es en
Política de cookies Cookies policy
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here.